El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

La Suscitación… Crónica de estos días: 1. La guerrilla de los débiles

with one comment


Y este remecimiento pasará; vendrán otros, bajo formas naturales agresivas como lo ha sido este sismo de 8.8 grados que nos golpeo a lo largo de medio país, con una secuela de maremotos que inundó vidas y arrasó en gran parte la efímera seguridad que se sostiene en cosas materiales y haberes relativos. La suscitación abrió los abismos de nuestros males escondidos, y removió la escoria pantanosa que subyacía en el secreto de muchos; el temblor dejó al desnudo lo débil del mundo tecnológico sobre el cual nos han martillado por años para que nos convenzamos que somos parte del primer mundo; el seísmo puso en evidencia el letargo burocrático del sistema que el Estado y desde el Estado debiera proteger y garantizar la organización colectiva ante una catástrofe. Ahora, vendrá el show de la parafernalia solidaridad que a nada sirve sino a distraer a la gente del verdadero significado de estos eventos, y sus enseñanzas.

Encima del aún fresco hedor del barro y la destrucción, y con edificios-tumbas que son rastreados por abnegados bomberos voluntarios, todavía inquietos por las réplicas que nos cortan el sueño y nos recuerdan esos dos minutos de furia, después del silencio en las comunicaciones, aparecen los primeros diarios, y en uno de éstos podemos leer una columna de un Gonzalo Rojas (El Mercurio. 3 de Marzo. ‘Cuando todo tiembla’ pag. A-3) que parece llegado de Júpiter, y en su desvarío y a su modo simplemente se burla de todos, de los ‘ecologistas profundos que no están en grado de contestarnos por qué Gaia enloqueció’ y ‘los creyentes, los que rezan, explican con la paz de sus miradas, con el efecto de su caridad… O sea traslucen y ponen en acto la paternidad de un Dios en el que radican todos los misterios’ Y su perorata culmina con este brillante axioma: “Finalmente, siempre existe la respuesta que no contesta, porque afirma que nada de lo sucedido tiene explicación alguna, porque la vida es en sí misma el caos. Bien, si se atreven, díganselo a los rescatistas, y a los que lloran a sus muertos, y a los soldados que protegen poblaciones asoladas y a los periodistas que se arrastran agotados y a esos millones que buscan respuestas y sentido. Atrévanse a decírselo, pero no se quejen de la reacción ¿ya?”

Justamente, los millones que buscan respuestas y sentido no hallan en pseudo – reflexiones como la expuesta asidero alguno pues de seguro que los ecologistas no son tan necios como los ve y describe este señor, ni los creyentes seamos tan pusilánimes como este caballero mercurial cree y escribe. Para redactar algo así, cuando la tragedia está latente y presente, se requiere algo de insensibilidad, mucho de desatino y una gran porción de necedad.

Pero aquello que bien adorna este intelectual, lo dicen y escriben otros en Internet con toda su cruda maldad e ignorancia: “¿qué dios es éste que permite la muerte, el desastre y el sufrimiento de miles de seres humanos?” Y en la misma línea se garabatea escupitajos a la existencia de Dios… generalmente basándose, como a su manera también lo hace el Sr. Rojas en su columna, en lugares comunes extraídos desde la prédica y formas públicas de las iglesias tradicionales del cristianismo-cultural. Que se zarandee la fe desde la propia creencia, filosofía o ideología es un asunto común, pero que alguien vilipendie la fe de otros en momentos de tanto ramalazo, haciendo llamado a dicho dolor desde el síncope y la tozudez del ego, es una demostración más de la bazofia que ha sobre volado nuestra sociedad después del terremoto.

No recurramos a Dios para encubrir nuestras mezquindades y carencia de visión; más bien asumamos la enfermedad moral y la caída de valores que ha quedado encima de nuestra realidad social y espiritual. Y si hemos de colocar a Dios ante los eventos de la naturaleza y la muerte y desolación de los Hombres, hagámoslo desde la seriedad de los argumentos, la investigación contundente y la palabra con fundamento. Pero seguir en esta guerrilla de estupideces, algunas francas y crudas emboscadas en la jungla de Internet, otras bien tapaditas y adornadas en una página de El Mercurio, no solamente son inconducentes, sino que ahondan nuestro Ser Colectivo en el precipicio de la banalidad y el acrático modo de hacer harto polvo y ruido, para nunca producir algo que sirva para hallar respuestas y consolación.

Anuncios

Written by Edición GF

marzo 6, 2010 a 11:04 pm

Publicado en Uncategorized

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Al leer el artículo y ver escrito el nombre de Gonzalo Rojas, inmediatamente me pregunté: “a ver, ¿qué habrá dicho este caballero esta vez?”.

    Me parece, a lo menos, INSÓLITO que una persona que se dice creyente no encuentre sus respuestas en la fe que tanto predica. Él fue profesor mío en la Universidad, y es bastante conocido por su pertenencia a las filas de los Opus Dei. Es clara e irrefutable evidencia la que él expone… SU RELIGIÓN NO LE DA RESPUESTAS.

    Pero claro que ya no me sorprenden artículos como estos, ya que, como usted mismo lo expuso en este blog, la red está repleta de comentarios de gente que sólo especula y lanza insultos de un hedor estrupefacto. NUNCA HABRÁ RESPUESTAS PARA AQUELLOS QUE NO MIRAN MÁS ALLÁ DE SUS NARICES.

    No hay una visión macro de las cosas, existe una superficialidad en los argumentos que son EFECTO de una vida trivial, con un sinsentido que me estremece hasta las entrañas. No hay trasfondo, no hay sustento, no hay convicción… porque esto es lo que ha venido a hacer este terremoto -entre muchas otras cosas, claramente-: a desnudar al Hombre y dejarlo al descubierto en su mezquindad e ilusión material y pasajera…y a desestructurarnos completamente.

    Leo bastante en Internet, y navego constantemente por las redes sociales, y grande ha sido mi sorpresa ante tanto comentario básico, lleno de odio, y sobretodo… con mucho ego deseoso de venganza. Estos tiempos estaban avisados desde mucho antes, no seamos ciegos, y sé que incluso yo misma no debería sorprenderme, pero mi estómago ya no resiste ante tanto descaro y pseudohumanidad. Muchos se esconden bajo retóricas morales, e incluso citan a un Jesús descontextualizado que se debe preguntar “¿por qué me meten en sus discusiones políticas?” ¿por qué pronuncian Mi Nombre si Yo no nunca los he conocido?”.

    Y es ahí donde los que nunca han creído ni en sí mismos, lanzan sus venenosos dardos. Es una falacia, de todos los tipos y subclasificaciones existentes, asociar a Dios con una religión, o todas, da lo mismo. Es falacia por generalización, pues además se habla de algo que no se conoce. Si no se ha vivido… ¿cómo se puede afirmar tan férreamente algo que la mayoría del planeta cree?. Pero, bueno… ese es tema para otro comentario.

    A lo que voy es que… SÍ HAY RESPUESTAS, LAS HAY, Y SÍ ESTÁN EN DIOS. No caigamos más en la desfachatez de decir que un Dios de Amor no sería capaz de causar tanto dolor, porque lo único que estamos haciendo es enjuiciar al Dios que tiene un Plan y es Perfecto, y tampoco lo aterrizemos tan descaradamente, pensando siempre como HOMBRES… y no CÓMO DIOS RAZONA Y VE AL HOMBRE. Sin esta visión, podemos estar años argumentando en el barro de la ignorancia y la subjetividad… y JAMÁS ENCONTRAREMOS RESPUESTAS… y si las encontramos, nos parecerán descarnadas porque no se acomodan a nuestra pequeña realidad y pensamiento.

    Hay que buscar al Dios de la Vida, al Dios objetivo. Porque una cosa es clara: DIOS ES… entonces, ¿dónde estará?. El acto de humildad de mirar adentro de nosotros mismos hará que no sólo entendamos estos hechos, sino que todo lo que ocurre alrededor. Y ya no estaremos pidiendo respuestas desesperadas y convenientes, sino que en nuestra Paz podremos irradiar Luz hacia los demás que desesperadamente necesitan Agua Viva.

    Natalia

    marzo 7, 2010 at 6:14 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: