El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

Situación de “El Chaco”… Una agreste sombra sobre Argentina

leave a comment »


La miseria humana no es la miserable condición de las víctimas, sino la miserable acción de quienes causan el oprobio de otros. Cuando una sociedad vuelve las espaldas a los males que aquejan a sus mismos compatriotas y semejantes, y en su egoísmo aceptan miles de dólares para financiar al fútbol, pero no se dignan a empujar la mano del gobernante para que termine con la hambruna y degradación de cientos de seres humanos en su propio país, y en la enajenación mental simplemente no ven, nada saben, nunca oyen… y ante imágenes como las que aquí se exponen quizás se sorprendan, tal vez no lo crean o se encogerán de hombros… entonces nos hallamos ante una sociedad enferma que está generando su propio abismo.

Luego, cuando un terremoto golpea fuerte, o una inundación nos arrasa, o vientos huracanados nos arrancan de nuestra mentira… entonces nos lamentamos, y preguntamos a Dios por qué se nos remece, y aprovechan otros, los de siempre, para despotricar en contra de la injusticia divina. Sin embargo vivimos rodeados de injusticia y de todas somos cómplices por omisión, por una voluntaria ignorancia o por simple negligencia… amén de que a no pocos esto de que otros sufran a su lado, poco les importa.

Somos capaces de mover millones y juntar ánimo y medios en torno a una teletón, o a campañas internacionales que siempre sirven para mostrar rostros necesitados de fama y sostén político, pero teniendo situaciones como las de Chaco tan cerca y cotidianamente, no se mueve un pelo en Miami desde donde un presentador renombrado mueve la empresa de la “teletón”, ni se juntan miles en los estadios para entregar ayuda a sus hermanos… cuando cada fin de semana los hinchas en Argentina repletan las gradas y gastan no poco dinero en pagar sus entradas. Qué decir del gobierno: ¿no es éste aquel cuyo ex presidente, marido de la actual mandataria argentina, se ha hecho fortunas inusitadas desde que ejerce altos cargos políticos? Entonces surge la reflexión que no debemos soslayar: si existe una Ley de Causa y Efecto que también se aplica a un núcleo humano llamado ‘país’, y la Creación se rige por un Gran Sentido de Virtud que está intrínseco en las leyes de la vida ¿acaso no tendrá Argentina, esta generación de argentinos, estos gobiernos argentinos… un efecto estremecedor por esta miserable acción de omisión e indiferencia?

Somos una Dispensación nacida de aquello que los Hombres comunes no pueden entender ni aceptar: el Dios Vivo, el Cristo que habla, razona y ejerce su Autoridad en forma directa y tangible. Desde nuestra realidad no podemos discutir sobre la existencia de Dios con los incrédulos y mundanos, porque aquello que hemos visto, oído y vivido no tiene libros que lo contengan, ni hay palabras que valgan. Pero sí debemos exponer aquello que sí sabemos, y que decimos no para ganar adeptos, sino para que los hombres y mujeres sensibles y de buen corazón reflexionen y lo tomen en seria consideración. Las Causas Colectivas en un núcleo humano son responsabilidad de todos quienes componen un país o sociedad. La medida de Dios no es si Ud. tiene poder político o económico – o no- para cambiar algo, sino qué grado de conciencia se manifiesta en su interior sobre aquello que sucede en su realidad. Grado de conciencia de aquello que sucede en su realidad… tenga en consideración esto, pues el grado de conciencia lo hará participar o la ausencia de algún grado de conciencia lo pondrá entre los muertos que se quedan en sus burbujas individuales. Este grado de conciencia lo coloca ante la acción, y espiritualmente lo induce a la Oración por otros que sufren, y lo involucran -hasta el dolor- en el dolor de los que sufren. Luego es su libertad procederá según su opción, pero todo acto debe ir siempre en el Orden de la Virtud, y jamás rompiendo esta íntima relación con la ley de la vida: pues si para terminar la miseria del Chaco debiéramos derrocar al gobierno y sacar a la fuerza a los ricos e imponer una tiranía supuestamente justiciera, estaríamos rompiendo la Virtud y seríamos tan malvados como quienes han ocasionado este mal o aquellos que lo han permitido. En el amplio campo de las posibilidades bajo la Virtud podemos cambiar las abyectas situaciones como las que hoy vive el Chaco. Pero es fundamental que en lo personal ‘hagamos nuestro el sufrimiento de otros’, pero no como acto penitente bajo la sodomización de la fe, la cual induce a causar padecimiento en sí mismo para equipararse con el dolor de otros, o imitar el padecimiento de Jesús. Nada de eso tan extraño y más cerca de la demonología que de la cristología. Sino que en la conciencia del dolor de otros nos hagamos participes en la justicia y la superación de los males, desde el poder de la Oración, al propio empeño espiritual, a la obra concreta que saque del lodo a quienes padecen hambruna y enfermedad. Solamente con asumir en nosotros la realidad que nos circunda estamos siendo elevados al Camino Superior, y aún si nada pudiéramos cambiar, a pesar de aquello que hagamos o digamos, escribamos u obremos, de seguro que ya no pertenecemos a los cómplices de tal aberración, y sobre nosotros no caerá ese juicio; ni los efectos, que inexorablemente causarán suscitación de mil maneras, nos podrán tocar, aún si igual lo vivimos y lo sufrimos, como el terremoto que sacudió a Chile en estos días. Y aquí respondemos a una pregunta que pulula en estos días de temblores e inquietud: ¿Son los fenómenos de la naturaleza un hecho de la física que no se halla atada a ley alguna fuera de su propia condición? Para el incrédulo cada aspecto de la vida y de la existencia tiene reglas a compartimentos estancos que no se relacionan con nada más que sus propias leyes, si hay leyes, y en gran medida son producto del azar. Son los mismos que insisten en que el Hombre proviene del mono, a pesar de los desmentidos claros de la ciencia genética y la falta absoluta de evidencia sobre esta ‘cadena evolutiva’.

Sabemos que la Creación toda, incluyendo aquella de la que nada sabemos, infinita por cierto, se halla enlazada por leyes absolutamente desconocidas por el Hombre. Vemos y conocemos algunos efectos, pero jamás hemos llegado a una Causa. El comportamiento inteligente del Cosmos, no humano claro, y los procesos de vida que se han podido observar y cerciorar han planteado a los Físicos y Científicos modernos una especie de ‘punto Cero’ que es Origen y ahora gobernante de todo aquello que se mueve en los diversos planos de los universos. No se refieren a una persona, o a seres que conducen la creación desde sus computadoras, sino de una Inteligencia inconmensurable que actúa bajo leyes precisas y nunca azarosas. Ahora, amarrados como lo estamos por la corta visión de un Dios pequeño, humano, que delega en los Hombres y no tiene presencia… mal podemos entender y aceptar a Dios en su real dimensión de Dios, y no de ‘Hombre’. Nos resulta inasible un Dios tan inmenso, no humano, y de un Poder que nos aplasta. Pero eso es Dios. El Dios que Es. Sus leyes están intrínsecas en la Creación y se hallan ya escritas y diseñadas en el Espíritu del Hombre. Eso nos coloca ante la disyuntiva de armonizarnos con esta Ley ya existente en nosotros y la creación, o violar este Orden que rige al Cosmos y a la Naturaleza. Dios está en nosotros.

La Naturaleza sigue leyes ya establecidas en su gen y génesis, pero nunca se ha separado de su lazo con la realidad Cósmica de la cual hace parte, y en consecuencia se halla al interno del Cuerpo de Dios. Y cuando hablamos del Cuerpo de Dios nos referimos al hecho que todo lo Creado se halla al interno de Dios. Dios no gobierna desde afuera, sino que todo lo Creado es parte interior de Dios. Claro, viene la pregunta de Perogrullo: ¿y el demonio también vive dentro de Dios? Y es esta realidad que llevó a los teólogos decimonónicos a plantear que Dios era como un ‘Hombre’ o algo similar, y que Luz y Sombras se hallaban divididas… ¡menudo rollo! Porque desde esa explicación el Hombre se ha enredado por alambicados tubos de teorías siempre más complejas como incomprensibles. No entraremos aquí en un tema que sí tiene respuestas, pero aquí diremos que los hechos de la Naturaleza no son azarosos y corresponden a efectos provocados por causas que debemos hallar en parte en nosotros mismos, sea en lo personal, como en lo colectivo. Y que las consecuencias de las negligencias criminales que cometemos como sociedad recaen sobre toda la sociedad y el país, y lo del Chaco está conformando una agreste sombra sobre la Argentina de hoy. Luego no digamos que un terremoto no es más que una manifestación natural de la tierra, y así por el estilo.

Cambiar la injusticia en el Chaco no solo es posible sino que urgente. Eliminar los bolsones de pobreza no solamente es buena política social, sino que es una deuda de toda la sociedad en un país determinado. Parar el despilfarro de millones de Euros y dólares en experimentos soberbios que nos conducirán al suicidio como civilización es un deber de conciencia… y aún si nada podamos cambiar en este mundo, cambiemos nosotros y cada vez vayamos sumando seres que entran en armonía con las leyes de la Creación que nos hacen vivir al Dios que Es. Y eso, se lo aseguramos, cambia todo y acelera el tiempo de la caída de eso otro que se opone y viola a Dios desde su interior. A eso nos referimos con Ser Consagrados. Es un acto de Conciencia y de íntima obediencia a lo que somos: seres Espirituales antes que carnales.

No concordamos con el comentarista de estas crudas imágenes de la realidad en Chaco, el cual paragonando al cantor Atahualpa Yupanqui escribe: ‘por aquí no pasó Dios’. La verdad es que debemos decir: ‘por aquí pasó la mano del Hombre violando la ley de Dios’

 

Anuncios

Written by Edición GF

marzo 11, 2010 a 6:00 pm

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: