El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

NADA OCULTO QUE NO HAYA DE SER MANIFESTADO

leave a comment »


Cardenal Bertone no habló sobre las críticas a la Iglesia Católica

El secretario de Estado del Vaticano cardenal Tarcisio Bertone se reunió la mañana de este miércoles con el presidente de Chile, Sebastián Piñera, en el Palacio de La Moneda. El secretario de Estado Vaticano hizo entrega de la figura de la Virgen del Carmen que regaló el papa Benedicto XVI a Chile tras el terremoto.

El Cardenal Tarciso Bertone, no se quiso referir al tema de los abusos a menores por parte de sacerdotes y a la forma en que la Iglesia Católica ha investigado sobre el asunto.    Este jueves el Cardenal Tarciso Bertone participará de una eucaristía en la Catedral de Magallanes en Punta Arena. También visitará Concepción y dejará el país el miércoles 14 de abril. (fuente cnn chile)

Para ver video por favor pinche aquí: Enlace a CNN Chile

Bertone, hombre importante en la cúpula vaticana, ciertamente no habla a título personal, y sus dichos en base a ciertas fuentes no declaradas de científicos fantasmas lo avalan, en su desfachatez, para asegurar que no es el celibato causa de pedofilia, sino el homosexualismo. Aquí reproducimos tales joyas de la ignorancia ilustre. También reproducimos una corta pero muy sintomática entrevista de la periodista de CNN en español Patricia Janiot a un alto prelado católico en los Estados Unidos. Además de la rabia contenida, de la ira en los gestos y las respuestas causticas, este funcionario clerical denota el estado de ánimo que invade a la institución del catolicismo. Llegar a decir, siempre apoyado en supuestos científicos que nunca se nombran, que la pedofilia no existe, y que el pedófilo se hace según sus actos, y minimizar los eventos delictuales que se cometen en el seno de la iglesia, bajo sentencias del derecho que tampoco se explican, ni se entienden, para finalmente culminar en iracundia contestación en italiano… solamente nos deja como claro mensaje que la paz anda muy lejos de la curia vaticana, y conociendo cómo se vive la política en sus pasillos palaciegos, ya puedo imaginar las cajas de pandora que se están abriendo en los rincones de esta institución mundana.

Uno de los primeros trabajos de investigación en el cual me tocó participar, como un joven periodista, fue la muerte de Juan Pablo Primero. Mi rol fue bastante secundario, pero me sirvió para introducirme en la historia del Vaticano, visitar los archivos públicos, acompañar a colegas avezados en la profesión en entrevistas al interior de la ciudad del Papa, seguir muy de cerca la elección de Juan Pablo Segundo y averiguar los tintes políticos que se entretejieron en dicha elección. Vivir en Roma y compenetrar en el mundo vaticano es una lección de realidad que rompe con toda ilusión de posible vestigio de espiritualidad en el clero. No hablo desde una visión sesgada, sino en base a experiencia y conocimiento adquirido. Pero mi primera profundización con el mundo vaticano fue la larga crónica de los eventos del escándalo del Banco Ambrosiano, la caja financiera del Vaticano, y su ligamen con la mafia en el negocio inmobiliario, y las conexiones de importantes ejecutivos clericales con la logia P.2 del tenebroso Lucia Gelli. Luego incluso se descubrió participación de capital vaticano en el tráfico ilegal de armas. Estos hechos son de suma importancia para entender lo sucedido con Juan Pablo Primero. Lo cierto es que en esto de esconder y omitir información en resguardo del bien de la iglesia… es un arte consumado en siglos de práctica en este Estado clerical.  

(En el año 1968, la ley italiana exige al Vaticano un cambio en las regulaciones financieras solicitando más transparencia en el proceso. Debido a este cambio se empiezan a descubrir ciertas irregularidades en las transacciones financieras, debidas a ciertos servicios ilegales, como el “lavado de dinero”. Nominado por el papa Paulo VI (Arzobispo Montini) Michele Sindona comienza su labor como Consejero papal de las finanzas vaticanas con el fin de vender activos y mover el dinero que se hallaba en ultramar, para ocultar el grado real de la abundancia del Vaticano; Sindona resulta ser el principal responsable de la afluencia masiva del dinero ‘sucio’, desde el momento en que éste se dedicó a “lavar” y planchar los beneficios provenientes del negocio de la heroína de la familia mafiosa Gambino, utilizando para ello una corporación fantasma denominada “Mabusi”. Este lavado fue logrado con la ayuda de otro banquero corrupto, Roberto Calvi, quien tenía a su cargo el manejo del Banco vaticano Ambrosiano. Resulta interesante ver que tanto Calvi como Sindona eran miembros de la Logia P2.

Para el año de 1982, y debido a las grandes investigaciones realizadas por entes internacionales, no se pudo encubrir por más tiempo esta verdad y sale a la luz pública la Bancarrota del Banco Ambrosiano, siendo el Vaticano uno de los 13 accionistas importantes, y habiéndose deshecho de gran parte de sus activos, aún controlaba el 20% de su capital, lo que nos indica que, como mínimo, había hecho la vista gorda ante algunas de las oscuras operaciones emprendidas por la entidad.

Cuando el papa Juan Pablo I conoció la situación de las finanzas vaticanas y los secretos que guardaba el Banco y lo que se hacía para resguardar los delitos, envió a Jean Villot (a cargo de la secretaria papal y jefe de la Curia) para investigar la materia fondo. Curiosamente, un mes más adelante, después de que Villot comunicara sobre el escándalo, Juan Pablo I moría misteriosamente. Juan Pablo II no se interesó en el tema, permitiéndole a Sindona continuar sin mayores injerencias por un par de años más. El papa polaco nunca ingresó en los asuntos internos del Estado Vaticano, dejando todo en manos de personas que daban cuentas a otros, que no era el Papa)

Sabiendo esto de primera fuente, no me resulta extraño todo el conjunto de artimañas que se han entretejido para minimizar, cuando ya no es posible ocultar, un escándalo que se ha escapado del control de la inteligencia vaticana, que existe y fue, en su tiempo, muy eficiente. ¿Por qué esta vez la bola de nieve no deja de rodar y crecer? Porque las fuentes de información sobre estos hechos proviene del interno de la curia vaticana y de importantes centros eclesiásticos de Europa. La razón del nerviosismo y evidente desesperación que podemos constatar tiene que ver con situaciones que se están generando en el corazón de la iglesia católica. Para entender este proceso debemos rehacernos a la situación de los obispos de Boston. Es este caso, el modo en que el papa Juan Pablo Segundo quiso enfrentarlo, y la rebelde respuesta que los obispos de Boston entregaron, clavó un precedente y conmovió a las cúpulas hasta sus cargos medios. La presencia y prestigio externo, público, de Juan Pablo Segundo no permitió que estas aristas agudas se clavaran en el pulmón del Vaticano. Muerto el papa que aseguraba fama y apoyo transversal a la imagen de la iglesia católica, vino el re -despertar del proceso interno. El caso Maciel detonó una carga explosiva que ya estaba activa. Desde las archidiócesis se abren los archivos y los casos ya conocidos salen a la palestra, y esto se hace sin previa autorización del Vaticano, y sin informar al centro de control. ¿Es una cruzada moral para limpiar la iglesia? Quizás, pero tratándose de una institución política es lícito creer, y todo parece apuntar a que la crisis de fondo que conllevó al caso de Juan Pablo Primero, y que pareció hallar reposó gracias a la acción externa del Juan Pablo Segundo, nunca cuajó ni descansó, y ahora se manifiesta tirando afuera estos escándalos que tienen por blanco al papa Benedicto XVI y a la nomenclatura perenne que manda en el Vaticano, y que muchos en las altas esferas católicas quieren cambiar… o destronar

Juan Pablo Segundo sabía exactamente de esta crisis interna: su propósito fue trabajar hacia afuera, potenciando una nueva imagen de la iglesia en base a su carisma personal. Esperaba el papa polaco doblar la mano política a las facciones internas, justamente cambiando la faz y la relación de la iglesia con el mundo. Está claro que una vez muerto el papa viajero, nadie con poder siguió su herencia, y este papado actual volvió a las antiguas formas de siempre, y con eso, aquello que había quedado en el aíre, ahora se depositaba en el piso de la institución y todos comenzaron a tropezar con lo nunca resuelto.

Cabe una pregunta de Perogrullo ¿Y lo espiritual? Porque en todas las respuestas, hasta la más insólitas que aquí reproducimos, para nada se enfrenta el tema de los abusos en relación a la fe y a la vida espiritual. Tan empapada está la iglesia católica de su calidad secular y mundana, que debe echar la culpa a la sociedad por la corrupción de la curia, y asoman de sus sombreros sendos científicos sin identificación alegando sandeces que debieran generalizar la caída moral de la iglesia, y así justificar sus aberraciones debido a una hecatombe social global. Para no decir ‘¡somos culpables!’ intentan decir ‘¡todos somos culpables!’.

Bajo el juicio de la Fe, y no otro, estas atrocidades ya están condenadas. Esta Iglesia es la institución del Anti Cristo, la cual en nombre de JesúsCristo ha denigrado y destrozado la herencia espiritual del Cristo de Verdad.

El asunto del celibato como causa de degeneración.

Siendo un practicante de meditación desde muy joven, y hallándome entre los monjes budistas de la Escuela de Sabiduría del Sutra del Loto, conocí el valor, no del celibato como regla artificial, sino de la abstención sexual total con objetivos espirituales. Lo primero que se nos enseñó es que la sexualidad es sagrada y debe ser elevada de su rango instintivo y bestial, hacia su real consistencia natural y espiritual. Luego se descubre, en el avance de los ejercicios de meditación, el valor espiritual que cumple la energía sexual mantenida al interno del propio cuerpo. Para esto existen grados y estados de meditación y concentración que van liberando a la persona de lo más básico de la necesidad, y lo van preparando para largos períodos de abstinencia, incluso de por vida… o para sostener una relación sexual sagrada con una persona del sexo opuesto en iguales condiciones espirituales.

El celibato institucional del catolicismo parte de una base errada: el sexo es malo, sirve solamente para procrear en el matrimonio legalmente bendecido por la iglesia, y el sacerdocio es incompatible con la vida matrimonial… porque la mujer no tiene derecho al sacerdocio y es fuente de perdición. Toda la ‘educación’ católica está llena de prejuicios y ascos mentales con respecto a la sexualidad. Y así lo han predicado, enseñado y difundido.

Bajo el enfoque de que la sexualidad humana es parte de la Gracia del Creador, como otros aspectos en el Hombre, debe hallarse en cada manifestación natural la parte divina y su propósito superior; lo carnal y lo mundano litigan con estos propósitos originales, y es deber del Hombre optar, en su Cuerpo, por ir al encuentro de Dios en su propio universo… o negar a Dios en Sí Mismo. El Celibato católico parte de una fundamenta errada: lo carnal debe ser lapidado, castigado, sometido y engrillado para que lo espiritual salga victorioso, pero entiéndase por ‘espiritual’, en esta caso, la doctrina del dolor, del sufrimiento y de la culpa que liga al Hombre al pecado. Esta doctrina es anti cristica y niega la sustancia salvadora del Cristo Victorioso. Y de ‘espiritual’ no hay nada más que religión humana bajo cánones de este mundo… en nombre de Dios.

Todo joven debiera tener la posibilidad de conocer las formas de hallar en su Cuerpo las claves de Gracia del Creador; entonces, desde la pubertad el ser humano entraría en relación con una sexualidad sagrada que cambiaría la mentalidad del Hombre y establecería relaciones matrimoniales no en base al dominio, la posesión y el morboso apego, sino en el contexto en el cual (y para lo cual) el Creador hizo al Hombre. La sexualidad y el matrimonio son sagrados y poseen en su esencia el Plan de Dios para conformar un tipo de Mundo muy distinto y distante del que conocemos. Pero estos conceptos no pueden aplicarse ni entenderse bajo reglas formales, artificiales, ni pueden hacer parte de un edicto de comportamiento o norma canónica; para vivir la sexualidad y las nupcias como el Creador lo concibe en Su Gracia, el ser humano debe ser educado en la práctica de la meditación, la oración y el conocimiento de sí mismo desde muy niño. Este mundo se arma sobre los pilares de la mente mundana, de los interese externos, el rol social, la utilidad laboral, la religión formal y la ciencia que niega a Dios y se autoproclama como verdad irrefutable. Sobre el niño y niña cae un cosmos de atrocidades, miedos, culpas, maldades, peligros y estereotipos castrantes y limitantes. Desde la cuna ven a un cristo sangrante y torturado, y escuchan como eco añejo la frase de que ‘murió por ti’ y que ‘eres pecador’. Y pecado es el sexo, el conocer tu cuerpo, y descubrir la vida en su naturaleza más sana y trascendente. No hay espacio para un Cristo liberador y pleno de Vida, menos para hallar a Dios en la naturaleza del propio cuerpo.

La Iglesia católica es en gran medida la responsable de esta atrocidad cultural y de esta mentalidad del pecado que tanto le ha servido para su gobierno unilateral.

La sexualidad debe ser conocida y reconocida en el propio cuerpo. Cuando el joven siente como algo ajeno a su persona aquello que se despierta en su ser, e instintivamente busca zacear el deseo en y con otra persona, está actuando sin plena consciencia, de forma baja y bestial. Cuando el joven asume la sexualidad como algo propio, y aprende a conocer su energía en el propio cuerpo, mal podría buscar apagar instintos que no controla, porque justamente está al control de su proceso. Y eso, que es muy simple si bien implementado, hace y hará toda la diferencia. Si esta base se amplía a la vivencia espiritual, en donde el Cuerpo es el templo, entonces sí podemos plantear la abstención sexual como vía para aquietar el alma o purificar al cuerpo; y en este marco se entiende el valor del matrimonio como sagrado: no por vinculación eclesiástica o acto formal religiosos, sino por Conciencia adquirida antes de contraer nupcias, e independientemente uno del otro.

El celibato no es solamente ‘no-matrimonio’. Celibato es, en términos espirituales, un acto de renuncia a la sexualidad y a todo otro compromiso de vida que no sea con el contenido de su Voto Espiritual, el que se adquiere POR CONCIENCIA y nunca por obligación o deber institucional. El celibato como deber religiosos institucional es contrario a toda práctica espiritual, es anti-natural y es caldo de cultivo para todo tipo de degeneración y depravación.

Cuando el cuerpo viene ‘aquietado’ forzadamente, dice La Sabiduría, éste resiente y decae, se enferma, o enferma la mente. Ni la iglesia católica es un ente espiritual, sino es una institución mundana, religiosa, formal… ni su modo de celibato es auténtico, sino impuesto, obligatorio y mentiroso.

La homosexualidad, chivo expiatorio de la desesperación vaticana

La homosexualidad, según palabra de JesúsCristo, al hablar de los eunucos, se divide en: “Hay hombres que han nacido eunucos. Hay otros que fueron hechos así por los hombres. Hay otros todavía, que se hicieron tales para Gracia del Reino de los Cielos. ¡Entienda el que pueda!”

“Los discípulos le dijeron: Si ésa es la condición del hombre (en el matrimonio) que tiene mujer, es mejor no casarse.’ Jesús les contestó: “No todos pueden captar lo que acaban de decir, sino aquellos que han recibido este don. Hay hombres que han nacido eunucos. Hay otros que fueron mutilados por los hombres. Hay otros todavía, que se hicieron tales por el Reino de los Cielos. ¡Entienda el que pueda!” “(Mt 19, 10-12)

La opción personal por la homosexualidad recae exclusivamente sobre la persona y sus actos, pero no siendo natural, es mental, es psicológica, es traumática, es una elección que puede tener muchas causas en la vida del sujeto. La homosexualidad causada por los Hombres es efecto de abusos de mayores hacia niños y niñas, consecuencia de ejemplos en la familia y entorno, y otros hechos provocados por la maldad del Hombre que condicionan a la víctima. Pero los hay quienes nacen homosexuales: esos son llamados para La Gracia de Dios. Es decir, existe en la naturaleza una condición de sexualidad controversial, y dichas personas nacen así para un Acto de Entrega a Dios.

Hablemos de ‘práctica homosexual’ y separemos a ésta de la homosexualidad como condición natural, de nacimiento. Desde el plano espiritual se considera que la práctica homosexual es nociva, anti natural y agresiva para el espíritu del Hombre. Siempre bajo la óptica trascendente del espíritu, la sexualidad controversial de nacimiento es un Llamado de Dios para que dicha persona no pase por lo Carnal y trascienda a Dios por su espíritu mediante la Opción de la Abstinencia de por Vida y el celibato como Acto supremo y voluntario. Para entender esto y para llevarlo a los hechos, se requiere que la persona sea un Ser de Fe. Y si la persona no lo es, y nace homosexual, no puede ser criticado por su estado, sino por sus actos; pero, cuidado, los actos perniciosos de sexualidad extraviada y de bajeza extrema no es una exclusividad de la homosexualidad. Por lo mismo, decir que es la homosexualidad causa de depravación y pedofilia es ignorancia y deformación. Las prácticas homosexuales suelen darse comúnmente en personas con sexo bien definido. La gran mayoría de los pederastas no son homosexuales de nacimientos, sino heterosexuales, y han practicado la homosexualidad por opción.

El tema entonces no es la condición homosexual, sino la práctica homosexual y la depravación sexual. Y de eso hay mucho, incluso en el interno del mismo matrimonio formal entre varón y mujer. Los casos de violaciones y maltrato en el matrimonio, de adulterio y práctica de intercambio de parejas son degradaciones que no rompen la formalidad en muchos matrimonios. Mal entonces podemos aseverar que sea la homosexualidad, de por sí, la condición única y exclusiva de la aberración sexual.

Cristo no coloca el asunto del celibato y la renuncia a la sexualidad como una obligación, sino cuan Opción Superior. Y acepta que si desde la naturaleza la persona nace eunuco hay allí una razón espiritual de renuncia y entrega que debe entenderse bajo la visión espiritual, y nunca a través de los relativos espejos de la religión y menos entre las reglas institucionales de una entidad en el mundo.

¿Por qué argumenta este funcionario vaticano una necedad tan fácil de desarmar y contrarrestar? Porque la realidad interna de la curia católica es que el celibato, que ahora defienden con ahínco, ha dado pábulo a prácticas homosexuales delatantes entre sus componentes, y para no botar el fundamento doctrinaria del celibato institucional… concluyen que es su homosexualidad, la que ellos ven y a ellos les consta, la causa de la aberración que hoy es ya un escándalo galopante y sin freno.

‘De lo que ves das testimonio, por lo que hablas te descubres, y de lo que sabes puedes dar explicaciones…’ o ‘por la boca muere el pez’.

 

Anuncios

Written by Edición GF

abril 14, 2010 a 8:00 am

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: