El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

EL MAL CÍCLICO… Y EL NUEVO TIEMPO QUE YA HA VENIDO

with one comment


El gobierno de Israel ha decretado la expatriación de cuatrocientos niños y niñas nacidos en Israel pero de origen que, según palabras del ministro del interior de ése país, Eli Yishai, líder del ultra-religioso partido Shas, principal promotor de la idea de expulsar a los niños extranjeros; atentan en contra de la identidad israelita y afectan la empresa o causa sionista. Esta argumentación es la misma que sostuvo el nazismo para eliminar a los judíos, gitanos y otras ‘razas’ inferiores que – al decir de Hitler- afectaban la pureza de la causa Aria. Claro, los judíos padecieron campos de exterminio, y estos niños solamente son expulsados para que, siempre al decir del citado ministro, puedan vivir en su propia tierra y con su familia. Sin embargo, la matriz racista y profundamente arcaica es la misma.

El gobierno de un país considerado ícono del progresismo y la libertad, Francia, ha procedido a expatriar a los gitanos y minorías de origen rumano, con el fin de limpiar las ciudades de ése país de los cientos de campamentos de dichas etnias que se habían instalado en las periferias metropolitanas.

Archivo:Theodore Herzl.jpg

Theodor Herzl, padre del sionismo.

En estos días es noticia que Marc Vermeeren y Jean-Paul Mulders dieron con el paradero de 39 parientes de Hitler y han procedido, en cinco años de labor, ha descifrar el código genético del jerarca nazi.  Los análisis de ADN a los que se han sometido demuestran que tienen un cromosoma muy poco frecuente en Europa Occidental y que, sin embargo, sí se encuentra mucho más fácilmente en los habitantes originarios de Marruecos, Argelia y Túnez, así como en los judíos. “A partir de este supuesto se puede concluir que Hitler estaba relacionado con personas a las que él despreciaba”, ha escrito Mulders en la revista belga ‘Knack’, que ha publicado los resultados de esta investigación. Resultó que aquel que odió a muerte a los judíos es un 90 % judío. Esta composición africana-árabe es la que predomina en el 90% de los Israelitas originales.  Ahora, el gobierno de Netanyahu anuncia públicamente lo que por diplomacia antes no se reconocía: que sí hay una teoría Sionista que avala la calidad ‘superior’ de la raza Hebrea. Y seguramente el ADN del ministro del interior de Israel es tan árabe-africano como el de cualquier hebreo o árabe, o libanés o marroquí. Ya ha sido certificado que no existe algo como la ‘raza pura’. Son cuatro las cabezas cromosómicas que originan las diversas combinaciones humanas, ninguna es ‘pura’, ni ‘impura’… y de todas hay una base común que no difiere sustancialmente, y nos hermana a una matriz común.

El racismo, como las doctrinas violentas apoyadas en la religión y en causas sublimes… son un pretexto, una bajeza bestial para incautar necios y enrolar pueriles desarmados de cultura y siempre pronto a ser armados de odio en un ejército apropiado.

El tema no es particular de Israel, o del gobierno francés, o de aquello que fue el Tercer Reich, o de quienes en algún Estado fronterizo de norte América inculcan leyes xenofóbicas. El asunto es Humano, y corresponde a la calidad del Ser Humano ante sus propios errores, y la inteligencia para superar los tiempos aberrantes. ¿Cómo es posible que Israel argumente y proceda del mismo modo que sus perseguidores más implacables? ¿Qué sentido de justicia puede existir en la obcecación de Irán por borrar de la faz terráquea a Israel con una bomba atómica urdida bajo pretextos inverosímiles? ¿Acaso no sucedió que después del muro de Berlín la conciencia de la humanidad exclamó ‘no más muros’? Hoy hay más nefastas separaciones y vallas que en el tiempo del muro de Berlín. ¿Alguien pudo imaginar que en el 2010 el planeta estaría plagado de luchas tribales, persecuciones racistas, desplazamientos masivos y teorías añejas y mentirosas? Jamás antes el Hombre se ha enfrentado a conflictos por razones ‘religiosas’ con armas de exterminio como aquellas que hoy abundan en los arsenales del Mundo; y nunca antes se encubrió esta maquiavélica atrocidad bajo tan zonzo y vagabundo argumento como el de ‘la lucha de civilizaciones’.

Vemos que en Paquistán… ya estremecido por un terremoto que en Octubre del año 2005 dejó 73 mil muertos; siempre en conflicto con los radicales musulmanes; acusado por los documentos del Departamento de Estado filtrados en Internet de ‘colaborar con los talibanes mientras recibe millones de los EEUU’… – vemos hoy que-  yace bajo las aguas como nunca en su historia, con 20 millones de damnificados y el 10% del país en evidente peligro de plagas infecciosas. Pero este país es poseedor de un arsenal atómico, muy caro por cierto, peligroso sin duda. ¿Cómo se explica eso? Los millones de dólares de costo que tiene solamente mantener dicho arsenal… sacaría al país del abismo en se encuentra. ¿Es una macabra incoherencia de Paquistán solamente?

El Hombre de este Mundo, amante del sistema mundano, de su esencia Cainita, no se siente en el deber de aprender, corregir y cambiar. Su naturaleza es la de sepultar la creación bajo el caos y la confusión, pues de tal enredo saca, el poderoso de este Mundo, sus mejores y conspicuas ganancias. No que quienes sustentan la estupidez de las teorías racistas y las causas ‘puras’ no hayan entendido las lecciones del pasado, sino que extraen los momentos de victoria y triunfo, predominancia y magra constatación como una muestra de la posibilidad cierta de hacer de esa abominación algo prolongado, ahora… o en futuro. Y ante el avance de la ciencia que deja en ridículo toda postura prehistórica de la pseudo cultura de la sublimación de los ‘elegidos’ por sobre el resto de la humanidad, demostrando que no hay dioses carnales, los partidarios de la apología al genocidio étnico convierten la razón racial en un símbolo, y ya no en una verdad… sino en una simbología válida para cimentar la teoría superior de su cultura, de su historia, de su ideología, de su dios, de sus escrituras, de sus héroes antepasados, y de su proyecto futuro: como el Sionismo, o la sociedad musulmana pura, o la civilización cristiana absolutista. El problema es para quienes no poseen tal escudo simbólico de superioridad pero actúan del mismo modo, y ante tal carencia de pretexto ideológico o alegórico, simplemente quedan al ojo del analista cuan rameras de la política internacional: sirviendo a varios, diversos y contrapuestos, intereses… Tal puede ser el caso de Paquistán, al cual hasta la naturaleza parece no apoyarlos… o ‘castigarlos’ (Aunque se hace cada vez extensivo el ‘rumor’ o la ‘sospecha’ de que los grandes Poderes que manejan los hilos desde las sombras estarían en grado de alterar el clima a propio antojo con el fin de crear situaciones políticas, militares y económicas favorables para sus Corporaciones. Tal vez eso de ‘si el río suena es porque piedras arrastra…’ pueda aplicarse en este caso)

Al margen de estas constataciones pintorescas, pero graves y tremendas, debemos mirar este conjunto de eventos… de esta historia que nos trasunta desde una globalidad envolvente que coloca al Ser Humano en el centro de toda Causa y Efecto… desde la alta contemplación con memoria, objetivamente, pues de otro modo nos perderemos en los laberintos de la fauna de las apariencias y lo subjetivo, pequeño y demasiado egoísta. De todo, es el Hombre el que puede y debe cambiar la realidad de sus actos, de acuerdo a su propia experiencia y resultados. Cuando el Hombre simplemente repite en ciclos los mismos errores, en estados más altos y ascendentes del tiempo, ya no podemos hablar de ‘errores’ sino que de ‘opción’. Y esa diferencia es sustancial. Aquello que hoy constatamos no es un ‘error’ o un ‘deja vu’, sino que es un modo opcional, consciente y planificado de reintentar un proyecto, una fórmula… un plan. Obviamente no todo el conjunto de quienes definen destinos y acontecimientos se hallan insertos en la claridad de los nefastos ciclos de muerte y destrucción, pero sí debe existir, como existe, un poder centralizado, arquitectito y unánime, de altísimos intereses que para propio bien y beneficio incentivan las ambiciones y confrontaciones de aquellos gobernantes que al final trabajan para sus fines. Sabemos que la ‘Industria de la Guerra’ es una arista de ese Poder, como lo es la ‘Industria de los Laboratorios’, como lo es la ‘Industria del Petróleo’. Pero hay también una ‘Industria de la Ciencia’, que paga y sostiene experimentos como la ‘máquina de Dios’, o la genética para fines de clonación y vida artificial, o la ‘Industria Espacial’ que muy silenciosamente se expande con propósitos no precisamente de paz y progreso para la humanidad. Estas ‘Industrias’, como otras, son Corporaciones con fines políticos, con fuerte y agresivo lobby a nivel mundial y presencia en todos los gobiernos que deciden en el planeta… Y actúan en la práctica como ‘gobierno en las sombras’.

Todo grupo humano o individuo que pueda generar conciencia masiva y provocar reflexión y crítica entre la gente, con respecto a la maldad del Sistema Cainita imperante… es acallado con una maquinaria publicitaria que al final empequeñece toda verdad y realidad, sembrando la duda y la confusión. Y la duda y la confusión es una característica de esta generación, es la tónica de estos tiempos. La duda y la confusión se repele falsamente con el mal antídoto de las certezas de razas puras, de pueblos elegidos, de religiones perfectas, de civilización superior, de cultura iluminada, de inteligencia exclusiva, de sociedad quimérica y necesidad de abundancia de bienes materiales… amén de engordar los sentidos con las migajas de una tecnología que en su cima secreta está siendo usada para terminar con nuestras vidas.

Es deber del Ser Humano que opta por la Sabiduría saber colocarse por encima de los refulgentes detalles diarios que nos enceguecen con su rápido acontecer, y observar lo presente con visión histórica, y comparar lo anterior y sus consecuencias, con lo actual y sus tendencias. Luego debemos analizar al Hombre y sus comportamientos: y es en este punto en donde nos daremos cuenta que hoy enfrentamos lo mismo, o análogo, de aquello que otras generaciones en eras diferentes, en estados diversos, pero humanos igualmente, debieron hacer frente; que el Hombre en otras eras y generación ya pasó por estos ciclos, y que tampoco supo resolver la disyuntiva de crisis en forma sabia, y mucho menos santa… aunque bastaría la inteligencia para ser y hacer de otro modo, diferente, para nunca repetir lo mismo y caer en un foso conocido.

¿Cómo rompemos el ciclo de maldad que nos ata a su engañosa falda y nos tironea a los abismos cada cierto conjunto de tiempo? ¿Podrá ‘toda la humanidad’ escapar del circular modo de moverse de esta serpiente que nos retiene? ¿Podemos hacer algo que despierte a toda la humanidad,  y como ola de tsunami la conciencia invada también los altos terrenos de los Señores de este Mundo y los contamine con paz y bondad, y todos seamos Hombres de bien y progreso en Justicia y Amor? Si el Cristo, siendo Dios, no logró conmover los cimientos humanos de este Mundo, y el mismo Salvador fue petrificado en la cruz, y en su nombre otros han levantado su propia deidad y autoridad para cosas del Mundo… ¿Qué podríamos hacer nosotros, simples seres de Paz? ¿…entregarnos y hacernos al Mundo, derrotados y cabizbajos… o someternos a la hambruna de Poder y participar del festín?

Nunca debemos dejar de observar al Mundo desde la reflexión macro y la mirada comparativa; jamás olvidar la historia e identificar los ciclos, sus causas, sus efectos; siempre estar atentos a los avances que descubren ante nuestras conciencias el engaño de la ignorancia y nos certifican la realidad que los antiguos nos enseñan mediante sus escritos y herencias de Sabiduría. No debemos, jamás, renunciar a Dios: aunque todos mencionen esa palabra, y muchos digan representarlo, y atroces cosas hagan en su nombre. Y en nuestra Sabiduría debemos escapar del litigio, del juzgamiento, de la odiosidad y la discriminación. Sobre todo, nunca dejar de impresionarnos y dolernos por la lapidación de una mujer o de dos jóvenes inocentes en países que oran cinco veces al día. Nada de todo aquello que vemos y escuchamos, ¡y ver y escuchar siempre!, puede quedar sin conexión con lo global, y en todo debemos hacer valer aquello que Espiritualmente sabemos, y de aplicación de Sabiduría poseemos, en modo que por medio de lo Espiritual y Sabio seamos instruidos en el silencio y la lejanía de lo mundano, siempre conscientes de que nada salvo de mí sino salvo a otros.

Es el día de fomentarse en lo Espiritual para salir, ya y ahora, aquí y en esta hora crucial, a sembrar en otros de buena voluntad. Y la siembra no cosecha… Se siembra enseñanza, consagración, modos y prácticas de Sabiduría… pero quién siembra no puede esperar una cosecha para sí mismo, ni para propio usufructo. El buen sembrador se fomenta a sí mismo en su Espiritualidad y entrega a otros lo que ya es propio. Y si quién ya ha recibido se fomenta en su espiritualidad y siembra en otros… así, muchos sembradores harán muchas siembras… para cosecha de Aquel que tiene la Hoz y la Llave del Tiempo Nuevo.

 Quienes sembramos en el Espíritu, tenemos confianza y certeza sobre la realidad de un Nuevo Tiempo que cada ciclo en crisis, mientras se abren los abismos, se nos ofrece para el Salto hacia lo Nuevo. Sí, un Tiempo que se ha llamado ‘Milenio de Paz’, que no corresponde al Tiempo lineal sino que es un Tiempo paralelo, superior, que entra a nuestra realidad temporal cuando la larga cuncuna cíclica se consume a sí misma y se agota la posibilidad de repetición, es decir, cuando se declara la crisis. Para entender esto debemos salir del Mundo de lo mental y de los Sentidos: compenetrar la Meditación, la Oración y la Sabiduría… para así estar en este Mundo sin pertenecer a su lógica y dominio. Eso se logra por Vida Espiritual, que no quiere decir aislamiento o creación de sectas cerradas, sino que Práctica Espiritual dirigida directamente por los Sabios y Santos de Sabiduría, que siempre conduce al Camino Medio; y desde tal altura de Visión Macro podemos lograr la Contemplación de nuestro Tiempo en el Mundo, y percibir la existencia del Tiempo Paralelo que está vigente y actuante sobre nosotros: entonces seremos remecidos por Dios… porque sabremos que en verdad nunca le conocimos antes, y que el Dios que los Hombres proclaman está muy lejos de ser el Dios Vivo que podemos ver, escuchar y recibir en estado Espiritual, hallándonos en la Paz del Camino Medio.

Esto es posible. Esta Vía está abierta. Los tiempos apremian. No dejemos de mirar el camino de tierra por donde pisamos, pero que nuestro Espíritu esté elevado siempre. ¡No todo está perdido!

Anuncios

Written by Edición GF

agosto 30, 2010 a 3:56 pm

Publicado en Uncategorized

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Estimado Ricardo;
    Felicitaciones, comparto tus opiniones del artículo. Para aquellos como yo, que hace poco iniciamos un camino espiritual y ahora dando pasos en el camino del medio, no deja de ser también una odisea vivir el día a día. Al partir cada mañana a mi trabajo, miro al cielo y digo, “Padre que dificil es esto”.
    Un ejemplo, como lidiar con los Amos que manejan la salud en nuestro país y en el mundo. Las industrias de las enfermedades, que son sistemas médicos y farmacológicos que están permitiendo que mueran y se enfermen más gente cada día. Como los sistemas públicos de salud son cada día más ineficientes en la resolución de los problemas de salud, sobre todo en los más pobres. Como la ilusión de la medicina actual está invalidando cada día a más personas, con diagnósticos dependientes de un fármaco.
    La mafia de la farmacología debe mantenerse a toda costa, con enfermedades y pandemias nuevas que requieran de más medicamentos, vacunas y sistemas muchas veces inutiles. El olvido de la medicina natural, de una alimentación sana como tratamiento es un buen negocio para uno de los grandes Amos del mundo.
    Y una población sumisa, comoda, sin carácter y mal informada es propicia para que este sistema unidireccional sea rentable para quienes lo manejan, sea cada día más fuerte. He escuchado decir, que malo el médico, traje a mi hijo por un resfrio y solo me indico abundantes líquidos. Por el contrario, que bueno es ese médico, me dio bastantes medicamentos. Mucho nos falta en esto, como creer más en nosostros mismos, en nuestra naturaleza, en lo que naturalmente está a nuestra disposición para curarnos y sobre todo, cultivar el Amor en uno mismo, con los demás… En Cualquier Circuntancia.
    Pero como tu dices, no todo está perdido.
    Felicitaciones.
    Un abrazo
    Cecilia

    Cecilia Garmendia

    septiembre 7, 2010 at 4:06 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: