El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

LAS MUJERES QUE NUNCA SONRIEN

with 4 comments


Anuncios

Written by Edición GF

septiembre 8, 2010 a 4:23 pm

Publicado en Galería de imagenes

4 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ante estas imágenes, que parecen salidas de la ficción, y el dolor de estas mujeres afganas, qué podemos hacer “desde afuera”?. He participado firmando petitorios a través de AVAAZ -una ONG- para que cambie esta situación, pero sirve?
    Qué podemos hacer? Yo no lo sé! Porque no es que esta situación es de ahora, siempre fue así: religiones y gobiernos machistas.
    Rezar y esperar? Hasta cuando? Y hay muchas más situaciones igual de dolorosos, qué hacer?

    Gringa Sironi

    septiembre 9, 2010 at 12:57 am

  2. Nosotras, las mujeres consagradas y sacerdotes Bajo La Ley de Cristo, sonreímos.
    Porque hemos sido elevadas por nuestro Señor
    Hemos comprendido y vivenciado Su Amor
    No tememos a los hombres del mundo,
    Porque no pertenecemos al mundo
    Cristo ha mirado nuestro espíritu y así nos ama
    Nos ha enseñado el Poder de la Oración, de la Bendición y Él ha bendecido nuestra maternidad.
    Porque a Él amamos, podemos dar amor.
    Nosotras somos Agentes de Su Reino, trabajando por Su Plan
    Y en esa calidad oramos por estas mujeres afganas
    Y por todas las mujeres y hombres del mundo,
    Para que el espíritu de Dios que yace dormido dentro de cada ser
    Despierte y haga lo que no pueden las campañas, las políticas, las guerras.
    Miramos estas injusticias con los ojos de nuestro Señor
    Y oramos para que sea pronto Su Justicia.
    …Sonreímos por la certeza de que todo lo injusto, terrible y oprobioso de este mundo pronto cambiará
    Y como agentes misioneras vamos a donde nos llamen para mostrar este Camino de Transformación que Cristo nos mostró.
    Si Ud. cree en Dios, sin importar cómo pero con honestidad, atrévase a cambiar, no tema a ser transformado, sea partícipe y consiente de la Realidad que Es.
    Vamos, atrévase, no se quede observando y lamentando
    Participe.

    Angélica Aguirre Falcón

    septiembre 14, 2010 at 1:19 am

  3. Esto es muestra de la deformación en que termina un mañoso apego a leyes obsoletas. La Ley de Dios se renueva para alzamiento de las generaciones, y no hace distinción de géneros. El Cristo de siempre encarnó para abrir los caminos hacia la vida eterna a través de la Ley de Resurrección y esta elevación no excluye, sino integra a toda persona según su Fe ante Dios, no según genero, no por clases, sino por espíritu. Porque quien es Ley, es perfecto en espíritu.

    Gonzalo

    septiembre 15, 2010 at 9:58 pm

  4. Mujeres del mundo que viven esclavizadas en todo orden, en donde una sonrisa no le es permitida, donde el sometimiento y abuso es parte ya de sus días vividos, donde no poseen dignidad, donde se les castiga y denigra por decir la verdad.
    Lapidadas, quemadas, acalladas. Se les niega todo derecho a trabajar y a estudiar. Ante todo esto tan reprochable por cualquiera que vea estas imágenes donde el cuerpo es quemado y sufren estos horrendos crímenes, que son sostenidos bajo sus propias leyes que todavía tienen y que son contradictorios en estos tiempos, es donde este pueblo se ha quedado en el pasado y sus actos son denigrantes ante la mujer.
    Yo como Consagrada y Sacerdote de Cristo, alzo la voz por estas mujeres que han sido maltratadas y torturadas. Sé que el sometimiento que ellas reciben es inducido por algo muy oscuro que quiere acallar en ellas su voz, impidiéndole en sus propios labios la sonrisa. Pero de algo estoy segura… todas aquellas que ya han muerto, a Dios llegarán para aliviarlas completamente de este sufrimiento y sometimiento en el que han permanecido.
    Solamente Dios cambiará la suerte de todas las mujeres. Las reunirá a todas y con ellas hará prevalecer su justicia y juicio a aquellos que atentaron y atormentaron sus días. Porque llegará el día en que la mujer será elevada a su condición de santidad y hoy es el día. Su lugar es como esposas de Cristo, Él las protegerá, las cuidará y les dará el lugar que siempre han merecido al estar a su lado. Solamente un Dios con voluntad las eleva poniéndola ante los hombres como la flor más aromática de su jardín, no para que las saquen de raíz ni las corten, porque ya se encuentra en el jardín junto a Cristo.
    Pero llega el día, y no está muy lejos, en que la vara del Señor medirá los crímenes que se han cometido ante ellas, y Él tomará la decisión y no quedará indiferente ante la muerte de una mujer que nunca sonrió.

    Yasna Marmuth

    octubre 1, 2010 at 2:03 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: