El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

LA CÁRCEL QUE NOS VIVE

leave a comment »


Encerramos nuestras falencias en el cadalso de las apariencias y la hipocresía, pocas veces enfrentamos a la bestia que nos impide elevarnos cuan Personas Superiores; convivimos entre enrejados y vallados religiosos, anti-religiosos, políticos, contestatarios, conservadores, anárquicos, inconformistas y buscadores de la conformidad muy propia. Echamos la culpa a las imperfecciones de otros por la incongruencia que nos deja al desnudo. Siempre tenemos argumentos para alzar razones y justificaciones; y nos solazamos de actos de supuesta solidaridad que genera mucho dinero para fines humanitarios que producen conspicuas ganancias para sus benefactores… y así nos sentimos satisfechos, casi santos, lo más cercano a la quimera de la abundancia que nos envuelve a todos como madre gorda y pechona.

Cuando había dictadura hubo quienes creían que la felicidad estaba justo debajo de sus desparpajos y cadenas, y otros aseguraban que eso era lo y el más de aquello que podríamos lograr, y luego de su puño cerrado, pues nada, el caos… tal vez. Al cabo de los años no logramos distinguir las diferencias sustanciales, de fondo, no las máscaras ni las formalidades, sino, por ejemplo que antes hubo cárceles hacinadas, y ahora hay personas en las cárceles que sobreviven amontonadas. Que antes éramos liberales experimentales y ahora experimentados liberales. No hubo, no se ha constatado, un Cambio Cultural, que coloque en perspectiva el sentido de progreso cuan concepto general, estructural, súper – estructural, incluso de costumbres, y de democratización real de la educación. Un movimiento de tal envergadura debe darse paralelamente tanto en la clase política-intelectual como en la base social de un país. El severo distanciamiento entre el intelectual como clase de profesional que ‘hace’ según sus cánones, y la masa que se mueve según realidad micro cósmica, tangible y de corta duración… está llevándonos a un peligroso barranco sin fondo. Quienes debieran actuar como ‘la voz de la conciencia’ de una sociedad en una crisis no asumida, quizás inconsciente, bien disimulada, se hallan muy ocupados en sus propios asuntos, porque incluso las ‘instituciones morales’ han caído de sus púlpitos, y eso permite que inclusive se den títulos beaticos a personeros de la farándula y de la televisión… así de escasos estamos.

Una miradita al mundo… y mejor volvemos a nuestra guarida en el sur del globo. La sórdida campaña en contra de los creadores de Wikileaks, al más descarado estilo de la inquisición o de los tiempos de la guerra fría, nos avisan que nadie puede rasgar velos, correr ventanas o abrir fosas y demostrar cómo realmente se maneja el mundo. Pero sí hasta políticos ‘progresistas’ se han manifestado en contra de denuncias como las publicadas por Wikileaks, porque aquello que ha demostrado esta atrevida aparición en internet no es más que una verdad que nunca, jamás, por nada de este mundo… debe ser conocida… pues de saber la gente la verdad de cómo los círculos de Poder manejan los destinos del Mundo, habría revuelta y caos generalizado, porque entonces se sabría que la causa de todos nuestros problemas provienen justo de los núcleos que dicen defendernos y nos dirigen con maquiavélica sagacidad.

Ayer fue feriado. Una imposición de la religión oficial. ¿Es democrático imponer días de asueto por dogmas de una iglesia específica? Temprano, amaneciendo, en el Centro de la Cárcel de San Miguel, en Santiago, un incendio en la torre 5 del entramado carcelario tuvo como consecuencia fatal a 81 presos muertos, 14 heridos graves y otros muchos heridos. El país se conmociona. Algunos recuerdan la tragedia, con final feliz, de los 33 mineros. En ambos casos hay encierro, sepultura, vida y muerte. En el primero, se denuncia la inseguridad en la pequeña y media minería, y leyes laborales poco claras que afectan a los más débiles. El gobierno promete terminar con esa injusticia. En el caso de las cárceles se denuncia el hacinamiento atroz e inhumano de éstas, escases de personal y guardias mal pagados. El gobierno acusa que este problema es heredado de otros tiempos.

En ninguno de los dos casos habrá una profunda reflexión a nivel de sociedad sobre los ¿por qué? y los ¿para qué? de estos estremecimientos. La gran oportunidad que nos brindó el terremoto de febrero para asentar un debate sobre cómo queremos vivir, cómo debemos construir, y sobre qué valores debemos entretejer los lazos sociales… todo se escabulló en el individualismo, en las tareas de reconstrucción (levantar lo que se cayó) pero no hay nadie, ni asociación, ni iglesia, ni partido político, ni grupo de intelectuales… que intente llevar a la gente a una cavilación que conlleve a cambiar paradigmas, costumbres, acciones, y destrone una sub-cultura de la destrucción que es transversal en nuestras sociedades en América Latina. No saldrá de las inundaciones en Venezuela y en Colombia ninguna nueva manera de ser solidarios, sino que se ayudará a los afectados, y luego se los olvidará hasta el día de alguna elección de alcalde o presidente. Porque la solidaridad que aplicamos es esa que cubre una necesidad que pudo evitarse, que siempre ha existido, y que no soluciona el tema de fondo. O esa otra que hace parte del descarado ‘negocio de la caridad’ y ‘buen negociado de la solidaridad’… esas que emocionan a los pueriles que lloran en una teletón por el pesito del niño pobre en un banco, o deja en paz el alma del fariseo con tres pesos para los niños con cáncer del vuelto del supermercado.

Nada cambiará en las cárceles: porque mientras las cárceles existan, todos estamos encarcelados. ¿Habrá otro modo de corregir, rehabilitar o hacer pagar al que yerra…? ¿Por qué si hay más ricos que nunca antes en América… hay más pobres como jamás antes hubo? ¿Cuánto gastamos en parchar el viejo modelo? ¿No sería más sabio gastar mucho de una vez y levantar un modo nuevo de convivir, ser País… e incluso punir las faltas y aberraciones? ¿Es necesario llegar a ser peor que la supuesta bestia que encerramos? Porque la bestia está en nosotros, no en el otro, no solamente en los pobres o en los ricos, no exclusivamente entre los que yerran y pagan mal, y los que viven en el yerro y nunca pagan.

Pero en lo cotidiano nos escondemos de nosotros mismos; y hasta de la realidad que nos circunda hacemos castillos de luminarias y nos inventamos auto-realización y satisfacción, mientras en verdad adoramos a la sombra de nuestra apariencia, al ego.

Sin embargo, los hechos siguen sucediendo, y seguirán pasando, aunque no le demos importancia, aún si los ignoramos o no los entendamos y no los atendamos. En cada evento hay avisos, mensajes y sobre todo una gran oportunidad de rectificación, de cambio y de superación, pero – por encima de todo – es cada acontecer una hebra para hilar más fino y enlazar los hechos que nos dejarán ver un amplio campo preparado para la cosecha.

Llegar a tener esta capacidad de Observación Participativa, en lo Macro y Global, tiene sus inicios y fundamentas en la práctica de Saber Conocerse pero esta vez en Lo Personal y Micro. Si somos osados con nosotros mismos, y los hechos son oportunidad de aprendizaje y de crecimiento, y vivimos siempre con la mirada en lo qué vendrá… y no permanentemente con los ojos turbios de la psiquis mirando hacia lo pasado… siempre sacando lecciones y haciéndonos propósitos de grandeza espiritual… entonces, al observar los eventos del Mundo, y ya no solo los muy personales, veremos los avisos, los mensajes, y nos daremos cuenta que la humanidad está hecha para crecer como debe crecer una persona: adquiriendo Conciencia. Y si los Hechos Colectivos no crean Conciencia, y no permiten Cambios… entonces estamos condenados a la Caídaque para los Hombres no es una experiencia, sino un síndrome cíclico que está a punto de acaecerotra vez.

Anuncios

Written by Edición GF

diciembre 13, 2010 a 11:23 pm

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: