El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

EL CHIFLADO SUEÑO DEL TIRANO, Y EL LOCO QUE LIBERÓ LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN

with 2 comments


Hubo un señor, en los años oscuros del feudo y la gleba, en Europa, que pidió audiencia con su amigo, el papa, con el fin de expresar su inquietud por una mala costumbre que debía ser cortada en su raíz, antes de que se trasformase en un monstruo destructor: cuan regadero de pólvora los médicos, matemáticos, astrónomos… y hasta sacerdotes, elevaban teorías extrañas que ponían en jaque los valores establecidos y amenazaban el orden vigente con tanto esfuerzo instaurado. El papa, sobresaltado, nomina a su amigo Duque como su Enviado Personal en calidad de ‘Alguacil del Pensamiento’. Claro que es un cuento, y de éste conozco una versión china y otra árabe. Lo concreto es que este policía del pensamiento nunca logró llegar a doblegar esa fuerza natural intrínseca que toda generación posee: la necesidad de expresarse, de opinar, de investigar y de progresar mediante la información. Pero este noble señor de la historia, con tan alta tarea de bien resguardo común, solo dejó de herencia varios de los instrumentos de tortura más famosos de su época, y que incluso hoy son imitados por los trogloditas similares a él. Así, uno que esperaba ser famoso por salvar a la humanidad de los ‘malos pensamientos’… culminó por ser aborrecido por su maldad, e incluso quienes usan sus máquinas y métodos desconocen su oscuro nombre y su paupérrima existencia.

¿Puede detenerse el pensamiento humano? ¿Es evitable que el Hombre piense, y quiera siempre saber más y vivir mejor?

En el año 1974-’75 viví en el país que entonces aplicaba el ‘socialismo de la auto-gestión’. Tito, su mítico líder Serbio, pasaba los 80 años y aún se le adoraba cuan dios en la tierra. Desde Belgrado fuimos, a varios kilómetros, a un ‘Hotel del Ministerio del Interior’, es decir, un conjunto de departamentos para la Policía Política. Nos hallábamos en tierra que ahora es musulmán y fue tratada muy duramente por Serbia durante la guerra civil que desmembró a Yugoslavia… un país inventado que nunca fue. Éramos ‘privilegiados’ entre gente mal tratada, discriminada y carente de libertad. Poco a poco fuimos haciéndonos de amigos en el pueblo y conocimos briznas de una realidad opaca, desgraciada, carcelaria y potencialmente explosiva. La gente ‘pensaba’. Y ‘pensaba’ muy diferente al régimen al que aplaudían por obligación… y ‘pensaban fuerte’… y ‘pensaban claros’. Cuando estalló la cruenta guerra en la zona mi corazón fue estremecido por las imágenes de los pueblos recorridos en donde hablé con mucha gente, ahora destruidos y masacrados. La guerra en Yugoslavia ha sido uno de los dolores más grandes que he vivido en mi conciencia y pude sentir su dolor como mi propia guerra y muerte. Cuando salí de la aún entonces Yugoslavia socialista, prácticamente iba fugado, arrancado, escapado… espantado… con muchas cuentas que pasar a mi propia ideología. Y cómo el Hombre es soberbio, y yo era un joven altanero y aventurero, quise comprobar que lo mismo no estuviese pasando en otros países del socialismo real. Luego de un periplo largo por Rumania, por Bulgaria, por la entonces pegada Checoslovaquia… quedé consternado y muy confundido. En Rumanía vi pobreza, falta de salud y por muchos aspectos situaciones similares a las que viví en Yugoslavia. Pero en Bulgaria y Checoslovaquia la gente no vivía el régimen que lo gobernaba, había una realidad paralela, surrealista: las ciudades grandes, las capitales, eran sede de pensamiento libre, libros en todos los idiomas, vida nocturna, museos abiertos y sin imposición del feo y anquilosado ‘arte social’ del ‘socialismo real’. Salí de esos países con la sensación vívida de que no podía durar mucho tiempo esa contradicción elemental entre la chifladura de los arcaicos y la osadía de los libres.

Volví a Italia… ¡Gracias a Dios Italia existe! Y a Roma… ¡Es cierto que todas las vías finalmente llevan a la ciudad eterna! Un librito de poemas de mi autoría fue publicado en Nápoles. Era un panfleto que dejé en manos de un amigo pintor, sobrino de Matta, y que tenía el mismo nombre de un conocido locutor en Chile: Raúl Matta. Este sobrino de Matta no era de la línea política de su tío, aunque si en la pintura eran muy parecidos y eso molestaba a Raúl, pues era él un ortodoxo marxista, crítico a la línea de Moscú y amante de Mao tse tung. Raúl tradujo los poemas al italiano con la ayuda de una artista italiana de Roma. El hecho es que el librito tomó vida propia, como el personaje que lo firmaba, un pseudónimo que era un homenaje a los amigos desaparecidos más cercanos a mi muerte… porque morí con ellos… y volví a despertar en Europa. Es cierto, viajé a Canadá gracias al librito ése, y un congreso de escritores latinoamericanos en exilio, en Montreal, se convirtió en 45 días de peregrinaje por universidades, centros alejados del pacífico y reservas indígenas… Pero también fue traducido al albanés y publicado con el apoyo del aparato de propaganda de la Sociedad de Escritores de Albania, un brazo férreo del Partido de Enver Hoxa, el último estalinista puro en el planeta tierra. Y de repente era en Tirana todo un personaje, con entrevistas… claro para el único diario, la única radio y la única televisión… Guardé por años las carpetas de las revistas albanesas que publicaban mis artículos y poemas. Hasta que mi larga amistad con Raúl Matta Villagrán fue mermando, como mi hipocresía egotista de sostener archivos con un pseudónimo que ya nada me decía, en idioma que nunca entendí, de un país en miseria, caído, pobre de adentro, y sin pensamiento.

Siendo redactor de la revista Nuova Cultura, en Italia, tuve la oportunidad de conocer al personal cultural de la embajada de China en Roma. El secretario de Cultura era un joven hombre de mucho conocimiento, muy abierto de mente, y especialista en Confucio. Hablamos mucho de Historia. Aprendí mucho de él. Pero algo pequeño que vino de una conversación menor marcó y abrió un asunto pendiente en mí: recuerdo que me dijo algo como que de todo lo que hemos hablado en Roma, no habríamos podido hablar el 1% en Beijing. Ese hombre nunca sabrá el terremoto que provocó en mí con esa simple verdad.

Cada vez que veo a un cavernario intentando adormecer con una flauta desentonada y malévola a la masa de su país, para que el Hombre de su pueblo no piense, ni se entere, no se informe, no conozca… me viene la fuerza de este hombre chino. Y no he podido dejar de pensar en él cuando veo al actual premio Nobel de la Paz, y mucho lo recordé con los eventos desgraciados de Tian’anmen. La libertad queda gritando por los intersticios de quienes levantan muros con sus uñas. Por eso me sentía digno exigiendo fin a la censura en mi país. Por lo mismo, no gusto de la escasa presencia de medios escritos en Chile y me asusta la concentración de la prensa en manos de un par de empresas de corte monopólicas. Y mucho me molesta el amarillismo de los noticieros de la televisión chilena, y el tijeretazo que los arma casi de igual manera. Me irritan los malos periodistas, y me extrañan los jefes de redacción tan caídos en la negligencia. Porque creo en la libertad de información, creo en la diversidad de la información, y en la amplitud de la difusión. Porque es esa anchura el factor obligado que nos conduce a mejorar la calidad de la información.

Aquello que está sucediendo con el fundador de WikiLeaks es simplemente un golpe severo a cualquier intento de volar por sobre los pedregales que nos obstaculizan como Cultura Humana. Es una reacción retrograda, acérrima, chiflada, histérica y demasiado honesta. Y claro, al verse sin máscaras los eternos inquisidores actúan sin disfraces. ¿Qué tanto daño hizo este señor australiano? Puso en internet documentos que otros filtraron, robaron o extrajeron… no los analiza, no los editó… solamente los expone. ¿Es grave aquello que dicen estos documentos… o lo delicado reside en el simple hecho que se conozcan? ¿A qué teme el Poder de este Mundo? No a que la gente sepa quiénes son y cómo hacen las cosas, y cómo toman decisiones por sobre la cabeza del Mundo… Temen a la libertad, o mejor dicha que la libertad de información se libere. Una libertad que se libera no es controlable. Lo que no se controla no sirve al Poder. El Poder considera buena a la libertad bajo el Orden de su propio mandato.

 Ahora, no sé qué estudian los jóvenes de periodismo en Chile, o en América Latina, pero un profesor de la universidad de Milán, Ludovico Geymonat, nos enseñaba en su clase de ‘Ética y Libertad’ que la opinión pública no existe, sino que se ha dado tal nombre al resultado del ‘pensamiento inducido’ a través de un ‘ejercicio de libertad’ que incluye: reconocer la realidad, unirse en sentimiento al que es afectado, prometer o expresar soluciones, presentar salidas que conlleven otras ganancias que permanezcan ocultas. Esto, en periodismo, significa: ‘construir opinión pública’. ¿Cómo se desmorona esta ‘opinión pública’? Dando a la gente la fuente de la información. Lo sucedido en Watergate, con Nixon, es un clásico que todo joven periodista debe conocer: al rebelarse la fuente se rompe el proceso de opinión pública y se levanta un Movimiento de Ideas. Y los políticos temen a los Movimientos de Ideas. No temen a la opinión pública. Y WikiLeaks ha comenzado a hacer crecer una ola que asemeja a un Movimiento de Ideas… y ese es el pavor del Poder, y tal es la razón de tanta neurosis colectiva en las agencias de inteligencia. Tenía razón mi profesor Ludovico, Que en Paz Descanse, al aseverar cáustico en su estilo que el periodista es el maquillador del titiritero. Lo que WikiLeak hace no es periodismo, ni su fundador – preso en Inglaterra y requerido por Suecia, odiado por el Departamento de Estado – es un periodista. Este pirata es un atrevido Hacker que rompió con lo sacro de la ley no escrita de la ética hipócrita de la información: publicar La Fuente. Y usó un medio que no es periodístico tradicional… Internet.

 Jamás creí ver esta realidad en mi existencia. Soné con este minuto por años.

Un periodista que recorre el mundo y trabaja en el área internacional sabe que la noticia que consume la gente es un plato preparado en la basura. Al final, el trabajador de la comunicación debe adaptarse para comer y sobre vivir… o deja de ser periodista profesional… Y entre los muchos que vimos como las ratas adornan los banquetes de los noticiarios nos alegramos de este día, en que un loco fue a la Fuente y los expuso a todos con una irresponsabilidad que lo hará pasar a la historia como el ‘libertador de la libertad de expresión’.

China intenta controlar Internet. En Venezuela pasa por estos días una ley que favorecerá el control del gobierno sobre Internet y los medios de comunicación. Los Hacker atacan a quienes hacen campaña contra WikiLeaks. Y esto crecerá. Entramos en la época en donde nadie podrá amarrar al pensamiento, ni podrá alguien ocultarse detrás de los noticieros, ni será posible armar ‘Opinión Pública’… Y eso no provocará un ‘nuevo orden’ sino ‘un gran desorden’. Esto es inevitable: la Tribulación también pasa por la información y la libertad de opinión.

No se trata de estar de acuerdo o no. Se trata de ir a La Fuente en todo, en cada hecho, a cada paso de la vida. Como, por ejemplo, baypasear a las iglesias y establecer la relación Personal con el Cristo Vivo, sin la cruz ni la sangre, ni la culpa, sino con la verdad en Uno, y la Fuente Divina ante Uno.

Nunca creí llegar a ver los inicios de lo que está por Venir. La Verdad nos hace libres, y la libertad liberada puede avasallar al inicio, pero al final, siempre será lo mejor que nos pueda suceder en este pasar… porque nunca olvidemos que somos andariegos, y un andariego es libre en su pensamiento, y no hay tiranuelo que lo pueda encarcelar. Dios ama a los libres.

Anuncios

Written by Edición GF

diciembre 15, 2010 a 11:01 pm

Publicado en Uncategorized

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Viví una situación parecida a la que descrita, tal ves a menor escala, pero el germen es el mismo… más bien un incendio que se expande e ilumina a las mentes apagadas y opacadas por un pensamiento de poder y de control: La libertad de opinión.

    Cuando estudiaba en el colegio el Rector de ese establecimiento tenía un control sobre cada área, persona y esquina de lo que a él pertenecía. Hasta los docentes le temían y ninguno se atrevería nunca a contradecir a esa autoridad. Los docentes que lo hicieron por defender nuestros derechos como estudiantes, aún en desmedro de su sueldo y su seguridad, fueron despedidos sin explicación alguna. Ese tipo de cosas catapulto a que en las salas si uno le preguntaba a un profesor sobre temas internos o su opinión libre sobre la postura del Rector en “X” caso, los profesores nos decían que las “murallas escuchaban” todo y que no se atrevían a hablar. Otro profesor me decía que no servía de nada hablar, porque o “te echaban” o no te escuchaban…de todos modos era inservible.

    En un momento, viendo esto con la mirada del consagrado y viviendome un profundo sentimiento de libertad emanado del espíritu me entere de todas estas situaciones y empece a opinar libremente y a exponer todos los temas que nadie quería hablar, o que se hablaban entre los pasillos a “escondidas”. Obviamente el señor Rafael no le agrado mucho que un “mocoso” hablara tan libremente de lo que para él era lo mejor y más seguro. Seguí hablando, aún frente a él y se abrió este incendio que ilumino a muchos. La Verdad hizo que muchos pensamientos salieran a la luz y a muchos los hizo libres de esa eterna esclavitud. No digo que todos se hallan revelado en contra, pero ya al menos podíamos hablar. En un momento sucedió un episodio, el cual era una muestra clara de machismo: El señor Patiño ve a las mujeres jugando fútbol y le dice un par de palabras al profesor de educación física y por una simple orden, él profesor tubo que decirle a las niñas que fueran a jugar otro deporte, porque al Rector no le parecía. Cuando se supo esto un grupo de niñas iba a ir a hablar con él y yo las acompañe. Expusimos que su postura era anti-humana y fuera de toda libertad. Las “niñas” le pedían que querían armar una academia de fútbol femenino y obviamente él se negaba. Creo que con un par de palabras que le dije fue suficiente para que él se diera cuenta que cuando uno es libre puede opinar sin miedo, y que sin ese temor la verdad es más fuerte que cualquier argumento esclavista. Después de ese episodio él tubo que ceder algunas cosas.

    Con esto vi claramente como el poder puede, a través del miedo y el dominio, controlar y aminorar la libertad del Hombre hasta reducirlo en una simple maquina que no piensa y que solo hace lo que debe. Es triste, pero así funciona el mundo, así funciona el poder y a esto puede llevar. Es una necesidad humana el control, pero también la libertad es la más ansiada por el Hombre de Paz.

    Así a lo largo del tiempo el Hombre a toda escala a hecho con el poder lo que ha querido para construir una aparente “tranquilidad”. ¿Y a costa de que? Siempre del silencio, del miedo, del castigo y del ejemplo de “autoridad” que ejercen.

    Por lo mismo concuerdo totalmente con lo aquí expuesto, porque he visto como la Verdad da Luz y el poder oscurece y enturbia toda agua.

    Es verdad… “La Verdad nos hace libres”

    Sebastián Alvarado

    diciembre 16, 2010 at 11:11 pm

  2. Esta Columna, entre muchas otras aristas del problema, plantea claramente la razón por la cual el Estado Norteamericano y sus colaboradores trabajan duro para desviar la atención de la información que se ha liberado a través de Wikileaks (en hora buena); y centrar el escándalo en el supuesto crimen del Hacker Assange, junto a las sospechosas acusaciones de delitos sexuales cometidos en Suecia.
    Todos los sucesos acaecidos desde que se publican los documentos filtrados merecen nuestra atención y análisis, sobretodo porque hoy es urgente y definitorio mirar el contexto en el cual se mueven los Tiempos que corren. Las razones para actuar se acumulan, los hechos nos exigen informarnos y la inteligencia de la cual somos depositarios los humanos nos impele a buscar los factores que mueven el curso de los hechos, porque tan involucrados estamos, que todo lo que sucede a mis vecinos lejanos o cercanos me sucede a mí. Assange ha demostrado que a pesar de la censura, el engaño, la omisión y la represión, siempre es posible optar, decidir y actuar; y por eso también es vital validar con la lectura, la opinión y contrastar con otras fuentes de información lo que se enuncia en este medio y en otros que Cristo nos ha permitido levantar en este Tiempo; para que el hombre y la mujer, para que los jóvenes no sólo observen la realidad con indiferencia, rabia, o tristeza; sino para que se decidan a participar.

    Angélica Aguirre Falcón

    diciembre 20, 2010 at 9:43 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: