El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

Arde el Sahara


La Ira, y su secuela de muertos y retaliación, recorre el Sahara y agita la sangre de sus habitantes. Desde el sacrificio de Mohamed Bouazizi en Túnez,  hasta los combates en Libia, y los enfrentamientos entre cristianos coptos y musulmanes en Egipto, ya han pasado tres meses de revuelta y manifestaciones cuyo origen para occidente suele envolverse en un misterio, o en causas que no se quieren aceptar.

Hace menos de 50 años toda la zona del Sahara era un conjunto de tribus nómades bajo una fuerte cultura y tradición tribal. La identidad árabe, un punto crucial nunca resuelto del todo, no alcanzaba a tomar cuerpo en naciones y patrias con significado preciso. Egipto, sin duda, era y es el único país con solidez cultural, pero no política, y es sobre el movimiento que guiara Gamal Abdel  Nasser, en los años 60, que en todo el Sahara se abre una perspectiva política precisa; ya en Algeria, en los albores de la misma época, con la expulsión de los colonialistas franceses, se mostraba una vía para construir ‘patrias árabes’ con una ‘identidad propia’. Pero este asunto del ‘Ser Árabe’ estuvo ya en el centro de la iluminación de Mahoma, y por lo mismo es la religión musulmana la única creencia auténticamente árabe que fijó las bases para el Sentido Árabe de Ser. Y claro, si no se es árabe, esto no se entiende. A Occidente este asunto ha resultado un zapato chino, y toda vez que debe ocuparse, por sus propios intereses… claro está… no tiene otra fórmula más que el esquema de la democracia que tan buenos resultados ha dado a los intereses de las corporaciones.

Los gobiernos constituidos desde los 60-70, y literalmente ‘apernados’ a la maquinaria del poder, en toda la zona del Sahara, jugaron, por decenios, a las componendas tribales y la conformación de castas. También en Libia, en donde la revolución verde intentó un tipo de socialismo que culminó en dictadura, la pobreza de la población y la riqueza de las castas gobernantes quedó al desnudo con la llegada de la tecnología, pues las nuevas generaciones tuvieron acceso a la comparación entre su realidad y aquello que vivían los gobernantes y sus círculos, ahora ampliando la mirada al mundo, y eso causó un profundo sentimiento de rebelión.

Aún así, nadie puede explicar hasta ahora la sincronía de los eventos: el Coronel de Libia, que hasta hace meses era alabado por Italia, y Europa por su apertura comercial, y causaba buenas impresiones a los EEUU por su renuncia al terrorismo, afirma que esta cadena de eventos es movida por el terrorismo de Al-Qaeda; mientras que de Venezuela y el ALBA se sugiere que los poderes militares y de inteligencia de los Estados Unidos habrían urdido este levantamiento general para asegurar su fluido de Petróleo. Algunos ‘expertos’ y sociólogos argumentan que esta mancha de aceite que se expande es ‘espontánea’. Hay voces que acusan a Israel y un complot para ‘tomar todo el mundo árabe’ ¿Habría otra causa que nos explique por qué toda una zona, y muchos países, se convulsionen a la vez?

La realidad que nos muestra gobiernos corruptos instaurados por decenios, alimentando conspicuos privilegios y abundantes cuentas en el extranjero, mientras los pueblos padecen miseria y dificultades, sin duda debe tenerse en consideración; el interés de las grandes potencias occidentales en la región… queda de manifiesto en la actitud de la alianza militar NATO (OTAN), la cual, por encima del empeño de Naciones Unidas por evitar una escalada de guerra en la zona, ya ha planificado intervenciones de guerra en Libia, que bien podrían abarcar otros sectores en conflicto. Pero nada nos explica la unanimidad de este levantamiento, que, como en Egipto y Túnez, no cesa ni se ha detenido con la caída de los gobiernos.
Tenemos nuestra fuente de orientación en el I Ching y recurrimos a los Santos y Sabios de La Sabiduría para entender las Causas y las proyecciones de este conflicto.

El Diagnóstico general de la situación se desarrolla bajo el Signo 7 – El Ejército – La Causa de los hechos actuales se muestra bajo el Signo 39 – El Impedimento – y la proyección está en el Signo 32 – Lo que perdura en el tiempo –

La lectura en detalle de estos Signos y sus líneas de cambios (que aquí no mencionamos) y sus ‘Signos entreverados’, nos muestran el siguiente cuadro:

‘Habiéndose colocado en situación de no poder seguir avanzando, porque delante de sí hay un abismo, y sin querer ni poder retroceder, porque lo que atrás queda ya no se quiere para sí mismo, se acumuló, por años, una especie de ‘resignación’ forzada, en espera de que apareciera una salida’, ‘El Ejército’ muestra una idea general de cómo salir del Impedimento, y por lo mismo la tendencia de este conflicto tiende a ser de tipo militar, y la violencia es su natural consecuencia’, ‘Lo que dura en el tiempo’ señala que estos conflictos serán largos, y que están recién comenzando; que podrán calmarse transitoriamente en un país, luego explotar en otro, y reavivarse en aquel que mermó. Pero hay una visión a mediano plazo que nos revela un hecho que hoy no aparece en ningún análisis o ley de posibilidad: que en los años se conforme una sola nación Árabe en el Sahara, unificada, única. Este ‘pacto de unión’ cambiaría el panorama del mundo, y sin duda tendría un efecto directo en la cuestión Palestino-Israelí. Pero al ampliar la consulta hacia los efectos de este Pacto Árabe del Sahara, que sucedería en un plazo medio (no antes de tres años – no después de diez años) nos sorprendemos al visualizar la gran influencia que tendrá este proceso, que recién comienza, en Europa, y no solamente en el Este, sino que en países como Francia, Italia y España’.

Ante este oráculo ciertamente preciso, nos recordamos de los vaticinios extraídos de esta misma fuente (años 90-91) cuando estalló la guerra en la ex Yugoslavia. Entonces, el oráculo advertía que la guerra de los Balcanes no terminaría, sino que ‘dormiría’ un tiempo, y que re-despertaría con brío cuando fuese remecido el mundo musulmán… Porque, advertía La Sabiduría: ‘Europa será musulmán desde el Este y los Balcanes, mas, antes, una Gran Nación pondrá orden en los Ejércitos del profeta’.

Esta visión Macro que nos entregan los Sabios y Santos nos conducen al punto del ‘acoso de Israel desde el Norte’cuando ‘sus aliados estarán débiles y distraídos’. La misma fuente nos muestra que serán los años en que ‘China será la potencia mundial predominante en el comercio’ Estos oráculos vienen desde 1990, y nunca se han desmentido, y se han repetido siempre que hemos consultado por situaciones que le atañen. Y ahora reitera esta tendencia.

Surge entonces una demanda: ¿estaba escrito, destinado, que este fenómeno de naciones se produjera del modo en que está hoy sucediendo?  La respuesta debe enmarcarse en el hecho que obtenemos una visión de futuro a través de una herramienta que, precisamente, no está sujeta al Tiempo, y puede ver, pronosticar y avisar tendencias globales que obtienen su fuerza y movimiento de causas que la impulsan. Es decir, hay Causas que Impulsan eventos y hechos que se desarrollarán por una vía definida, debido, precisamente a este empuje Causal. Los Sabios nos enseñan que no toda causa provoca largos efectos, o fuertes efectos; pero sí hay ‘Impulsos Causales’ que pueden determinar el futuro debido a su fuerza y empuje. Por ejemplo, el big-bang es un ‘empuje Causal’ que condicionó nuestra existencia global. Así, en la vida del individuo hay ‘impulsos Causales’ que escriben el devenir de su vida y su forma de ver y resolver sus asuntos. En la historia del Hombre hay ‘impulsos Causales’ que marcan procesos sociales y posibilidad de conformar identidad social o de nación de una manera o de otra forma. De la historia moderna la única área del mundo que no ha cerrado con éxito alguna instancia de su ‘impulso Causal’ es el universo árabe. Quizás otros tampoco lo hayan hecho en otras latitudes de África, pero la envergadura y vitalidad, la proporción e importancia del cosmos arábigo posee un peso e influencia que cambiará el actual mapa político y la repartición del poder en el planeta.

Occidente nunca ha entendido el corazón musulmán, porque jamás ha aceptado la propulsión Causal que inició el profeta; pues es éste, y su tiempo, y los héroes de esos inicios, quienes fomentaron… al modo de las arenas del Sahara, en silencio, siempre en movimiento, con la eterna paciencia de su fortaleza, con la seguridad de su impenetrabilidad cultural y de fe… la única razón de ‘Ser Árabe’ que hoy levanta a miles de personas; pues se trata de una Causa no resuelta, un ‘impulso Causal sin llegada definitiva’; y aquello que hoy está cayendo es una ‘versión mañosa’ del ‘Ser Árabes’ manejada por los oportunistas y sátrapas de siempre. Es difícil para el Europeo o para el Norte Americano comprender que el Árabe aún no se encuentra con lo mejor de Sí, y que los modelos foráneos de los señores de Arabia saudí, o Kuwait los ofenden, no los enceguece, sino que los irrita; y aún sin apoyar a los extremos que usan la religión, sienten por ellos una crítica complacencia, pero en estas manifestaciones y rebeliones no han predominado los extremos guerreristas, sino una madura decisión de ‘Ser Árabe’.

Tengamos visión de altura, amplitud de mente, capacidad de análisis, voluntad de informarnos y sobre todo MISERICORDIA para aceptar que somos todos Hombres, humanos, tratando de hallar nuestros orígenes y razón de existir. Cierto es que las armas, los ejércitos y la violencia nunca nos conducirán a la Paz real, sino que a reposos armados bajo la idea de la fuerza, y ya quisiéramos que la Arabia grande que se alzará en el Sahara no acudiera a la muerte ni a los mártires, pero sabemos que no será así, y también en esta Causa no resuelta habrán paraísos eternos inventados por el Hombre en donde sus muertos vivirán la gloria de la oscura sombra de los abismos.

Y es que el ‘impulso Causal’ que nos entrega esta forma violenta de resolver la historia y saldar nuestra identidad patria viene de Caín, y sobre el exilio y la vagancia perenne del violento se ha construido el halo del héroe y del mártir que por fin halló la gloria para sus crímenes y la justificación para sus ejércitos. Y en la cultura de Caín, los Abel son débiles, algo estúpidos y cobardes, siempre derrotados, y nunca poderosos. Pero eso en la versión de Caín: porque Abel no habita la misma tierra de ostracismo que pisa el Cainita. Caín quemará la Tierra que habita, y la consumirá. Y el último eslabón que se cierra es este del mundo Árabe, y luego… Caín (el Hombre de este Mundo) ya no tendrá nada más que quemar, sino que a su propia nación, a la propia familia… y a Sí Mismo.


Anuncios

Written by Edición GF

marzo 11, 2011 a 2:22 pm

Publicado en Uncategorized

A %d blogueros les gusta esto: