El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

¿Estamos preparados?

leave a comment »


Es inteligente mantener una cápsula permanente con alimentos para unos diez días, y aprovechar bidones y botellas para acumular agua bien sellada y mantenida en lugar fresco… y para el vital líquido no debe haber límite: mientras más, mejor. Es aconsejable tener el vehículo con estanque lleno siempre, y ojalá una reserva. Carpas, sacos de dormir y mochila con ropa de buen abrigo. Es una inversión contar con alternativas de energía eléctrica, o abundantes luces a pilas bien distribuida por la casa, amén de buenas linternas y un número adecuado de pilas para reponer. Es muy acertado tener ropa extra (sobre todo zapatos gruesos) en lugar antes acordado como el puesto seguro de la casa, hacia el cuál se debe llegar en la emergencia. Demás está decir que en zonas costeras ya debiera haber un plan bien sabido sobre cómo proceder en caso de maremoto. Lo importante es aplicarlo con serenidad, ayudando a niños y ancianos y personas con discapacidad.

Nada de esto servirá si nuestra fortaleza humana se halla deteriorada por el stress, el agobio, la fatiga y la zozobra emocional. Vital es entonces, en estos tiempos de suscitación y catástrofe, llevar una vida sin premuras, con la tranquilidad que se logra cuando nos desprendemos de las preocupaciones y simplemente nos ocupamos de vivir a fondo cada buen momento, sin que esto nos saque de nuestro centro y planes fundamentales.

Pero es en estos tiempos, en que somos probados, hemos sido estremecidos y volveremos a pasar por la incertidumbre, la Fe del Hombre hace la gran diferencia.

Mantener La Paz en medio de los movimientos que azotan al mundo, sea por furia natural, sea por acción del Hombre, o por acontecimientos que deben venir del cosmos, permiten que la persona aplique sus planes de sobrevivencia con buenos resultados, y recomponga su estabilidad rápidamente, y sepa cómo ayudar a otros. La Paz en Uno Mismo se cultiva: y cualquiera sea el método que se use (Oración, Meditación, Tai Chí, artes de otro tipo, etc.) es fundamental el Punto de Apoyo de la Fe. Fe en los Santos y Sabios que por medio del I Ching nos alertan sobre futuros eventos y nos llaman a observar como propios los hechos que acontecen en otras geografías, pues todo es un enjambre único de eventos en cadena. Fe en el Dios de los Hombres y de los Ángeles: El Verbo Dios, el Elohim Mayor, el Cristo Vivo. La Fe debe descansar segura en instancias reales y comprobadas, que razonen con el Hombre y entreguen los Oráculos para su preparación y superación. Ante los hechos que no se detienen, de nada vale esa ‘fe de la esperanza’ que nunca nos habla ni jamás nos sostiene en la desazón.

O es la Fe de la Certeza… o la Paz nunca será habida en nosotros. Entonces, sin Paz y sin una Fe dura que nos sostenga, estaremos a merced de temblores, maremotos, sequías, inundaciones o explosiones solares… o guerras y revoluciones, violencia y confrontación, degradación y corrupción… sin defensa alguna, lanzados como monigotes de un lado para otro, desesperados por las pequeñas pérdidas materiales, angustiados ante la incertidumbre. Y todo eso hace violento al Hombre, irracional y parte del desastre.

No bajemos la guardia: mucho está por venir… recién la Tribulación está mostrando sus brotes.

Anuncios

Written by Edición GF

marzo 17, 2011 a 2:32 pm

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: