El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

Nada cambiará… pero la revolución es posible

with one comment


Podría parecer un signo de derrota, pero asumir que nada cambiará por acto o buena voluntad de algunos es una simple ‘toma de razón’, elemental ‘sentido de realidad’. Intentar cambios desde la política es como lavar la misma ropa vieja y harapienta; fomentar esperanzas esotéricas, idealistas o mágicas sobre intervenciones de legiones angelicales y portentos que de por sí transformen al Hombre puede ser no más que un escape desesperado de sobre vivencia. Resguardarse en las corporaciones para sentir seguridad y certeza equivale al grill en los intestinos de la ballena; refugiarse en pequeñas iglesias sectarias es casi un acto de esquizofrenia; empecinarse en un libro que a final de cuentas se adora y pasa a reemplazar a Dios es una estupidez de la mente artificial… ¡Todo es válido, y todo da igual! No. No todo es válido y no todo es lo mismo. Es parte de la quimera voluntarista decir que da lo mismo pertenecer a una religión que mata y bendice armas, como al culto que empequeñece a Dios en un libro, o el que hace Reiki. Y si todo es lo mismo y da igual ¿a qué tanta división y compartimentación inexplicable?

El Hombre es el centro del cual debemos partir para entender aquello que nos sucede; y no las instituciones, las religiones, los cultos, o culturas varias y diversas, y mucho menos la política.

Las creencias de los Hombres pertenecen al Hombre. Hombres que litigan por creencias de Hombres… son Hombres enredados en las marañas de otros.

Si el Hombre es más que un animal; o es una máquina bioquímica que se puede clonar y repetir, y desglosar e imitar; o es en realidad un Ser tridimensional compuesto de un universo celular (Carne), un mundo psíquico (Alma) y un misterio que lo insta a lo desconocido y divino (Espíritu)…  hace una gran diferencia, y entonces ya no todo es igual: pues el entendimiento puramente mental no será el mismo que la comprensión de los Sentidos, y nunca podrá ser idéntica a la vivencia espiritual. Cuando uno de estos Tres Yo (Carnal-Alma- Espíritu) domina sobre el Ser, éste tiende a dominar y predominar, a gobernar. La diferencia es que el Yo Carnal (mente-materia) es tiránico y anula toda percepción que escape a su control, y a esto se la ha llamado ‘racionalidad’ o ‘cientificidad’; mientras el Yo de los Sentidos (Alma) puede danzar entre la maravilla de lo inexistente hasta el sacrificio humano real y concreto… pero nunca descansa, jamás halla la paz, y finalmente cansa, agota y nunca conduce al Conocimiento de Si Mismo, pues siempre el Alma abre aristas nuevas y jamás se satisface. En cambio el Espíritu que nos habita no posesiona ni anula lo Carnal-mental, ni lo Psíquico, sino que los transforma; a este hermoso proceso interior la incomprendida Teresa de Ávila llamó ‘Inducción Espiritual’. Es el Espíritu el único Yo que nos concederá el Magisterio de Sabiduría (Conocimiento de Sí Mismo; vencerse a Si Mismo; Amor por Sí Mismo; Amor por el Prójimo; cumplir con la Voluntad del Creador) por lo mismo, el Gobierno del Espíritu es el único dominio santo que expandirá la potencialidad del Alma y ampliará la Mente y dará al Cuerpo su verdadero rol.

Si del Dios, o del Cielo, o de la Paz, o de la Humildad, o del Amor hablamos… si es Mental y del Mundo, efecto del ego e intereses ligados a conveniencias temporales, muchas veces teórico y formal: seguramente será hipócrita, incongruente, relativo y siempre especulativo; y si es de los Sentidos, del Alma: puede ser bueno, puede ser verdadero, honesto, pero nunca será constante, y siempre será inestable, cambiante y sujeto a matices según lo sensual y los ánimos. Pero si hablamos desde el Espíritu: entonces sí nos referiremos al mismo Dios, a la Paz y Virtudes que desde el Espíritu son siempre una misma vivencia, porque una es la raíz y origen. El Espíritu va a la Raíz y Origen.

El Hombre puede cambiar solamente si se eleva y va hacia su interior, en pos de su propio Espíritu. El Hombre nunca cambiará por ideas o ideologías, ni por cultura, ni por desarrollo económico, ni por sistema político, ni por religión, ni por institucionalidad, ni por cultos formales. Nada cambiará mientras el Gobierno del Hombre subyugue y encarcele a su propio Espíritu.

El ‘encuentro con el Yo Superior’ no es una vía concesionada que debemos pagar para transitar: el dinero es el ídolo de este Mundo y atenta en contra del Reino de Dios en el Hombre. Las ‘maestrías’ que por monedas entregan sus dones y revelaciones están transando supuestas cosas santas como los demonios. Los Hombres sensatos evitan entrar en contacto con esas prácticas mundanas. El ‘Camino Superior’ no puede glorificar a otros Hombres; hay una Ley en senda espiritual que se esconde y desconoce: la Ley de Mayordomía. Esta Ley dice que los Hombres van, en la muerte (en la vida luego de la vida) a la misma morada de quién adoraron y acudieron en su fe personal. Es decir, cuando nos identificamos con un supuesto santo, maestro o dios, y le adoramos, y sellamos nuestra ‘Pertenencia’ a su órbita con oraciones y prácticas rituales… ya elegimos. Al morir iremos donde se encuentre ‘nuestro mayordomo’. De ahí el énfasis de Cristo en Jesús cuando pide, insta y exhorta a ‘seguirlo’… y no por cuestión de religión, sino por Ley de Mayordomía. Y quienes adoran a ‘todos’ y un poco a muchos… no pertenecen a Mayordomía alguna: esos son los pastos de los espíritus burlones que sacian de quimeras e ilusiones a sus víctimas para finalmente separar su Alma del Espíritu y aprisionarles por eones. El Hombre sabio no travesea con estas cosas y no confunde su libertad de opción con ‘jugar con los dioses’. El ‘Camino Espiritual’ requiere que el Hombre asuma que Dios habita en su interior, y que es ésta la semejanza que nos hace ‘Hijos del Creador’, y para eso se debe escupir, vomitar, todo conocimiento mundano de Dios pues para hallar al Dios Que ES debemos vaciarnos del dios que hemos inventado, adquirido… o nos ha sido inculcado.

Desde el Espíritu el Hombre puede mutar y elevarse. Mientras los Hombres no nos aunemos regresando de la misma altura y profundidad, nunca nos encontraremos de verdad, y seguiremos esta guerra eterna que nos está socavando ya la última tierra que nos queda bajo los pies.

No crean en lo que les dicen: la mentira reina en las naciones. Los hechos nunca son como nos lo presentan. La realidad es virtual; la verdad es peor. Y si vamos detrás de las huellas que nos dejan nuestros carceleros y esclavistas… no somos más que necios y dementes.

La revolución está en la rebelión de atreverse a desechar toda verdad virtual de este Mundo, e ir con fuerza y decisión en aras del propio Espíritu para sostener allí un Encuentro Personal con el Dios que Es… porque ‘Oren al Padre En Espíritu, porque Él ES Espíritu’ (Cristo en Jesús).

Sí, nada cambiará en este Mundo; pero la revolución es posible en el Hombre.

Anuncios

Written by Edición GF

marzo 25, 2011 a 3:05 pm

Publicado en Uncategorized

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Ayer, sábado mientras recorriamos en misión el sector Cerro Chuño de Arica, se nos acercaron unos niños muy pequeños (5 – 6 años)…nos vieron pegando los carteles en que Cristo llama a los suyos y preguntaron qué hacíamos. Mientras les hablábamos se decían entre ellos: “son de Dios, son de Dios”.
    Destaco esto, porque estos pequeños vieron en su inocencia, aquello que los adultos no pueden o no quieren ver; porque tal como se escribe en esta columna, las personas prefieren la comodidad del culto conocido u oficial, bajo el amparo de un mayordomo que es humano, a quien siguen cuan ovejas y de quien nada cuestionan.
    Hay pues una clave en la inocencia, la cual permite ver con el espíritu y esa es la apertura que le falta al Hombre de hoy, la entrega que abrirá la puerta para que Cristo Vivo, Verdadero y Tangible entre en la conciencia y la razón del Ser y así puedan ver y oír.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: