El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

2012: una reflexión necesaria

leave a comment »


El mundo se halla ante un colapso financiero y económico evidente; el efecto griego tiende a contaminar al sistema europeo, el cual en estos días ha mostrado toda su retrograda fragilidad;  y no mejor es la situación en los Estados Unidos, aunque si el potenciamiento del dólar ante la caída del Euro ha dado nuevos bríos de esperanza a la economía alicaída del gigante del norte. 

En Ciencias Políticas hay abundante material de estudio sobre la relación de las crisis económicas y el fomento de las guerras, es decir, no es un secreto ni una revelación analizar el despertar de micro y macro conflictos en el planeta bajo los períodos de ‘expansión’ y ‘restricción’ de las grandes economías.  Esto quiere decir que toda economía que pretenda instalar su sistema más allá de sus fronteras debe,  necesariamente,  tener en consideración el factor de la guerra en sus diferentes estados; y tratándose de ‘economía global’ el asunto de la industria militar y sus agregados y de la guerra en sus diversos niveles no es cosa secundaria sino prioritaria, sustantiva y conducente.

Nunca la paz ha sido una realidad posible, y la clase política lo sabe perfectamente. La esencia que mantiene y alimenta todo el sistema vigente requiere del factor de la guerra, de la industria militar y de los conflictos latentes.  Esta realidad se puede negar desde la enajenación de la inteligencia y del análisis de los hechos, y quienes estamos en la Senda Espiritual no podemos sacar idealmente los pies de la tierra que pisamos y sobre la cual caminamos; para entender el rol que posee el Camino Espiritual se debe tener y obtener una profunda visión de la realidad, y a esto se refiere Lao Tse con aquello de no hacer parte de las cosas del Mundo, pero sí Observar la realidad del Mundo para saber cómo se gobierna el Mundo y no ser absortos por su engranaje; a esto se refirió el Cristo Sabio al proponer que el Hombre esté en el Mundo pero No Sea del Mundo. El Mundo al cual se refiere La Sabiduría del Cielo no es el planeta que habitamos, sino el sistema humano, esencialmente Cainita, que ha impuesto reinos falaces sobre los cuales extraviar la inocencia y la espiritualidad del Ser Humano

Ahora bien, nos llega el 2012 como tope enunciado por un señor Arguelles en un libro sobre Los Mayas ampliamente refutado por los mayistas expertos. Sin embargo, a partir de esa especulación se ha tejido una red mentirosa sobre una civilización que no demostró sabiduría en el manejo de los recursos naturales, ni practicó una religión de bondad, pero que sí manejaba un amplio conocimiento astronómico, como también lo demostraron los antiguos chinos y egipcios, pero también otras civilizaciones altas en espiritualidad.  Una indagación simple, pero seria, objetiva, nos conduce a contradicciones que desmantelan el mito de la perfección Maya; a saber, el sistema de calendario llamado ‘Cuenta Larga’ rigió por siglos a esta civilización, pero a un cierto punto acumuló tal cantidad de desfases temporales que hizo inservible el conteo, y en la solución de este error pasaron varios años hasta la elaboración del sistema de ‘Cuenta Corta’. Es decir, el ‘calendario Maya’ nunca fue un almanaque perfecto de tiempo, ni tuvo continuidad, y en el establecimiento de la ‘Cuenta Corta’ hubo de revisarse completamente la medida del tiempo anterior, tal como había sido contabilizada. Los seguidores de la especulación Maya tradujeron, ellos, no los Mayas, solamente ellos… esas cuentas al calendario gregoriano actual. Veamos que se dice de este sistema gregoriano:

La reforma gregoriana nace de la necesidad de llevar a la práctica uno de los acuerdos del Concilio de Trento: el de ajustar el calendario para eliminar el desfase producido desde un concilio anterior, el primer Concilio de Nicea, de 325,[2] en el que se había fijado el momento astral en que debía celebrarse la Pascua y, en relación con ésta, las demás fiestas religiosas móviles. Lo que importaba, pues, era la regularidad del calendario litúrgico, para lo cual era preciso introducir determinadas correcciones en el civil. En el fondo, el problema era adecuar el calendario civil al año trópico. El jesuita alemán Christopher Clavius. Junto con Lilio fue el miembro más destacado de la Comisión del Calendario. El cráter más grande de la Luna lleva su nombre.

En el Concilio de Nicea I se determinó que se conmemorase la Pascua el domingo siguiente al plenilunio posterior al equinoccio de primavera (en el hemisferio norte; equinoccio de otoño en el hemisferio sur). Aquel año 325 el equinoccio había ocurrido el día 21 de marzo,[3] pero con el paso del tiempo la fecha del acontecimiento se había ido adelantando hasta el punto de que en 1582, el desfase era ya de 10 días, y el equinoccio se fechó en 11 de marzo.

El desfase provenía de un inexacto cómputo del número de días con que cuenta el año trópico; según el calendario juliano que instituyó un año bisiesto cada cuatro, consideraba que el año trópico estaba constituido por 365,25 días, mientras que la cifra correcta es de 365,242189, o lo que es lo mismo, 365 días, 5 horas, 48 minutos y 45,16 segundos. Esos más de 11 minutos contados adicionalmente a cada año habían supuesto en los 1257 años que mediaban entre 325 y 1582 un error acumulado de aproximadamente 10 días.”

Ahora, para coordinar esta engorrosa fórmula gregoriana es necesario conjugarla con el sistema anterior, llamado Juliano, y ambos con el conteo Maya, teniendo en cuenta la falla de la ‘Cuenta Larga’ y el tiempo intermedio hasta la enunciación de la ‘Cuenta Corta’, y con todo eso debemos llegar a concluir en una fecha exacta: 21 de Diciembre del 2012(¡Sic!)

Los mayistas serios han intentado ejecutar esta ardua labor, y lo más cerca que han llegado es siempre relativo, nunca preciso: el guarismo entrega probabilidades no certezas. Algunos cálculos dicen que el fin del Calendario Maya pudo haber sido en 1984; otros conducen el fin de este conteo a los años 2052-54. Ninguno coincide con el año 2012.

Los especuladores del calendario maya se apoyan en otros datos para asegurar el fin del mundo en una fecha precisa: fenómenos astrales, hechos cósmicos, situaciones de exacerbación entre los Hombres, colapso de la naturaleza, crisis mundial, guerras. Pero estas visiones y anuncios vienen de boca de profetas cristianos de hace ya muchos años, e incluso de visionarios sin religión; y los elementos cósmicos y astrales los podemos encontrar en la ciencia astronómica y en los avances que nos ha aportado observadores como el Hobble. No necesitamos de un dudoso calendario de una civilización cainita para establecer el fin de todo lo que conocemos. Tenemos medios de mayor altura.

El  13 de Diciembre del 2012 estaremos aún en medio de la crisis, de las guerras y de la basura que hemos diseminado por el planeta y su cielo; todo será más agudo, pero no porque sea ‘el 2012 de los mayas’, sino porque la crisis que está ya asentada debe ir en picada hacia su destino inevitable, y durará por muchos años más. Ahora, es cierto, no porque lo dijeran los mayas, sino porque así lo anuncia la astronomía, que nos hallamos en una fase de movimientos extraordinarios desde el punto de vista cósmico, pero eso está aconteciendo desde hace años, y es verdad que el año 2012 será un tiempo de actividad inusitada fuera de nuestras fronteras planetarias. Pero los especuladores se han colgado de estos anuncios, no que los mayas lo hayan previsto.

Recurrimos a los Dictámenes del I Ching sobre este tema y llevamos sus respuestas a la profunda Meditación para Discernir con Espíritu aquello que nos devela. La respuesta es que, efectivamente, desde el año 2012, y por al menos 64 años, el Hombre y el Mundo entrará en su mayor fase de Mutación y Transformación jamás vivida antes. El tiempo previo es llamado ‘de transición’ y va desde 1984 hasta el 2012. Luego, hay un Tiempo ‘duro’, llamado ‘de Tribulación’ que dura hasta el año 2040. Lo sigue un tiempo que califica de ‘Renovación’ y se extiende  hasta el año 2068. Finalmente muestra los Ocho años de Gracia y Abundancia, que llega hasta el 2076.

El sistema matemático del I Ching está medido desde el Hemisferio Sur, aspecto que ha causado polémica por decenios entre los conocedores de este antiguo escrito, de acuerdo a que China se halla en el Hemisferio Norte. Aquello que los estudiosos no comprenden es que este compendio de números binarios y cálculos perfectos fue consignado por los dioses a los Hombres, no a los chinos, sino a la Humanidad, y todo el conglomerado numérico se asienta sobre coordenadas geográficas en donde los polos están invertidos. Según estas matemáticas la actual posición polar es transitoria y debe cambiar para que la Tierra se renueve. Y eso nos conduce a un pronóstico repetitivo del I Ching: que el Hemisferio Norte desaparecerá bajo el avance del desierto, la falta de agua y micro glaciaciones, además de inundaciones definitivas. Y el Hemisferio Sur será estremecido en sus islas y bordes marítimos, con cambios violentos en el sur extremo (Argentina- Chile) y grandes movimientos telúricos, con potentes inundaciones en las zonas bajas y serranías; pero prevalecerá, y será desde un Triángulo Geográfica en América del Sur que la Nueva Tierra y la Nueva Generación dará inicio a un Milenio de Paz real como jamás el Hombre ha vivido nunca.

Los años de Tribulación (2012-2040) serán duros y dolorosos para toda la Tierra y toda la humanidad. Y serán los años en que despertaremos a realidades que desde siempre han convivido con el Hombre, y seremos juzgados por fuerzas que desde siempre han tenido Potestad sobre este Mundo y descubriremos con estupor que este planeta nunca fue realmente nuestro, y que la prueba de Sabiduría que se nos concedió para gobernar nuestros destino habrá llegado a su final; y veremos con nuestros ojos que la maldad no es solamente un ‘estado moral’ o ‘un estado de la mente’, sino que seremos testigos de la lucha entre Bien y Mal en forma tangible y manifiesta. Veremos caer las religiones y sus apoteósicas estructuras, porque los dioses estarán ante nuestros sentidos, ojos y oídos, y sabremos por fin qué fue una invención, y qué ha sido siempre real. Nos desestructuraremos y no saldremos de nuestro estupor. Será como un violento despertar, y nos doleremos por los siglos de engaño, ilusión y falsedad. Y sabremos que ‘nada es como creíamos’. Y si creíamos saber lo que es una guerra, porque en el siglo recién pasado vivimos dos conflagraciones mundiales, ahora vendremos a saber que la guerra de exterminio real nunca la habíamos vivido, o al menos no lo recordábamos.

Concentrar la tensión en un eventual fin del mundo que no llegará como se anuncia sin duda provocará una contradictoria frustración en quienes se han preparado para este fin, y será argumento de seguridad para los mundanos que sobre viven según sus egoísmos. En cambio, quienes nos hallamos en el Camino Espiritual debemos profundizar nuestra Relación con Dios y escapar de las conjeturas mentales e intelectuales que tienden a conformar realidades subjetivas y quiméricas muy fuera de la realidad. Justamente debemos conocer los Hechos de la realidad y ahondarlos desde nuestra Visión Espiritual, en modo de tener respuestas para nosotros mismos, pero sobre todo ponerse en grado de dar respuestas a otros, a los demás. Y es esta reflexión constante la que me empuja a sostener mi labor de Consagración y Sabiduría: porque aquí cada uno debe asumirse su responsabilidad, no para fama, reconocimiento, enriquecimiento o acumulación de masa que lo siga a uno como rebaño…sino como simple obediencia y coherencia: si se ha caminado un tramo importante por el Camino Medio, y se ha llegado a obtener la Visión del Cielo, no cabe entonces sino que servir al Plan del Eterno Tao mediante la propia siembra, con humildad y amor. La Cosecha no nos pertenece. Y por nuestra siembra seremos y somos medidos.

He querido compartir esta Reflexión ante una pregunta que se ha repetido últimamente: ¿Por qué haces lo que haces? Porque llama la atención que no aspire a grandes reuniones, ni haga publicidad costosa para costosos talleres que comporten ciclos de dependencia que finalmente me favorezcan… sino que en todo se apunta a que cada persona adquiera un instrumento de guía, y que los más avanzados se coloquen ante el Compromiso con Dios, pero siempre desde la propia conciencia, en uso de su libertad y asumiendo sus propias decisiones. Mi labor es entregar Los Medios y Administrar su buen uso. Hago esto porque todo lo que antes hice era una quimera inservible, y lo que ahora hago es lo que dicta mi conciencia y lo único que me da paz…Y Dios ama a quién fomenta La Paz y actúa en conciencia. Amo lo que hago, y amo la divinidad que he visto, oído y me ha guiado. Sin amor no hay siembra, y sin amor no hay verdadera enseñanza.

Anuncios

Written by Edición GF

septiembre 17, 2011 a 4:31 pm

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: