El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

Miedo y Violencia

leave a comment »


El Miedo encubierto por la violencia; la violencia para infundir el Miedo

La policía ataca a pacíficos manifestantes en el puente de Brooklyn: los indignados en los EEUU ya se hacen presente en 34 ciudades de esa potencia en crisis. La policía ataca una marcha de indígenas en Bolivia, en circunstancia que el gobierno es  esencialmente de indígenas,  y otras marchas pro-gobierno amenazan con confrontarse en La Paz. Las últimas reyertas entre carabineros y estudiantes, en Chile han sido las más violentas de estos cinco meses de movilización ciudadana por una Educación de Calidad y Gratuita.  Siguen los muertos en protestas en Siria. Continúan las sangrientas batallas en Libia, y ahora los organismos de Derechos Humanos denuncian a los rebeldes libios de abusos y excesos en su guerra en contra de los restos de las fuerzas gadafistas. Se recuerda en estos días los 10 años de intervención en Afganistán: una guerra prolongada y cara que no ha dado los resultados proyectados al inicio de esta cruzada nacida bajo el argumento de ‘la lucha de civilizaciones’. En Egipto la brutalidad del ejército y policia deja 25 muertos cristianos que protestaban  en contra de una ley religiosa injusta y arbitraria. El 10% de cristianos coptos en un país musulmán que se halla en delicada transición a cargo de militares, simplemente no tienen garantía ni como minoria cultural ni como religión. Muchos de los muertos  fueron arrollados por carros armados.

¿Qué hace de la violencia un status humano imprescindible para dirimir conflictos y desacuerdos?

El Miedo se halla a la base de la violencia, de toda violencia, incluyendo la del Estado y la ‘ revolucionaria’. Se petrifican fronteras, se alzan muros, se minan terrenos, se despliegan ejércitos en zonas estratégicas porque se teme a la agresión de otros, se sospecha del vecino, y se prevé una agresión posible mostrando los dientes y ojivas portentosas. Se acude a la violencia ‘justa’ ante la tiranía: toda tiranía lo es por miedo al pueblo, por temor a sus enemigos y sobre todo por conciencia de su propia injusticia. No existe tiranía que no se sepa a sí misma ‘tiránica’’. La justificación de una ‘Dicta-blanda’ o de la ‘dictadura del proletariado’, o de un ‘gobierno de salvación nacional’… que se salva a sí mismo y hunde al resto…puede estar sustentada en una panacea teórica-filosófica, o en causas y objetivos  económicos, o enarbolar banderas  ‘chauvinista’ …o todo eso y más. Y los revolucionarios o rebeldes que combaten tal sistema con la misma violencia pero con otras justificaciones se sostienen en el cansancio que provoca  la dictadura y el cierre de toda posibilidad de cambio. Pero ambos bandos tienen Miedo, se sienten inseguros, quieren aplastar al otro a cómo de lugar, y viven causando Miedo, incentivando el miedo por amenazas y creando teatros de Miedo que recoja en el propio entorno a los  asustados ciudadanos en busca de la ansiada seguridad …y de esa paz que se entiende como la ‘no – guerra’.

¿Qué gana un gobierno libremente elegido con lanzar la caballería y los gases, los perros y la mordaza, los chorros de agua y los bastonazos en contra de marchistas y manifestantes sin capuchas, sin piedras y sin ganas de confrontación? La historia lo demuestra: nada, no ganan nada y pierden todo. ¿Y por qué lo hacen entonces? Por Miedo. Para causar Miedo en otros. Para que en la incerteza colectiva muchos sean quienes corran a los brazos de aquellos que ‘luchan’ y  ofrendan la seguridad del más fuerte. Y para eso se debe agrandar y magnificar al grupo violento, en desmedro de los miles que protestan sin echar mano a la beligerancia. Y se les debe ‘dejar hacer’: en circunstancia que un básico trabajo de inteligencia policial puede identificar a ‘los mismos de siempre’, y eso no se hace ni se ordena debido a que ‘los extremos se juntan para hacer reinar al Miedo’.La violencia sirve a la violencia.

Los gobiernos que se dejan arrastrar por el Miedo se tornan histéricos, sesgados y van perdiendo el sentido de la realidad…y echan la culpa a la prensa, a los grupos violentistas y a la incomprensión de su pueblo. Los grupos que incentivan la violencia para oponerse al gobierno son pequeños déspotas frustrados por  no ejercer el Poder: porque el Poder y su Ejercicio Pleno es el éxtasis, sueño y vicio de todo buen político maquiavélico, bonapartista y seguidor de Andreotti (el príncipe de la mafia que gobernó Italia por muchos años y cuyo lema rezaba: ‘el Poder arruina a quién no lo posee’

El Miedo es la primera Dama en tiempos de crisis. Eso explica el temor que causan las protestas pacíficas que van creciendo cuan espuma en un mar de jabón. No porque las protestas sean ‘peligrosas’ sino porque la debilidad de los gobiernos, de la sociedad y de la nación en medio de una crisis terminal y global va generando un pavor que obliga a buscar culpables: los emigrantes, los judíos, los comunistas, los reaccionarios capitalistas, los negros, los gitanos, los homosexuales, los de tal o cual secta, las brujas, los extra-terrestres…la cuestión es ubicar un chivo expiatorio que por fin pague por nuestro Miedo.

La fortaleza anímica nace de Convicciones Firmes, y los actos sabios en política (que son una quimera) debieran ser el resultado de la tranquilidad, la paz y la certeza que solamente los Grandes Hombres poseen.  La Sabiduría está lejos y ajena a la política de hoy. Pero asuntos de fácil administración bajo la aplicación de La Sabiduría, al ser tratadas a las patadas y con ganas de ‘vencer al enemigo’, simplemente caen en la vorágine de la estupidez y la insensatez. 

Somos así: Cainitas por comportamiento, forma y contenido. Nos gusta marchar debajo de las estatuas de nuestros héroes (muchas veces imaginarios), y celebramos con feriados nacionales nuestras batallas como si fuesen eventos de algarabía, sin mencionar el enorme sufrimiento y dolor que es y deja toda guerra. Gustamos de golpear la mesa y dar puntapiés debajo de ésta y por encima de ésta. Somos seres de ‘fronteras’ de ‘espacios privados y exclusivos’ y andamos por el mundo(a veces bien pequeñito) sospechando, desconfiando… y analizando el lado débil de los demás para sacar algún mezquino provecho personal.

Estuve en Bolivia, un país que pocos conocen, y lo digo porque de todo lo que se diga y hable de Bolivia, poco es verdad. Es uno de esos lugares del planeta que se debe conocer en propio terreno. Y a este propósito:  Lo Sabio para por fin colocar una piedra definitiva al asunto del mar para Bolivia sería, y debiera ser, primero que todo un cambio radical de los paradigmas guerreristas  y de la guerra  bajo los cuales este asunto se analiza y anquilosa. Un Cambio de Paradigma conjunto, y de parte del Perú. Porque sobre la nefasta base de la justificación de la guerra, del recuerdo ‘patriota’ de los héroes de la guerra, y de la reivindicación que justifica la violencia que dejó tres países desangrados y generaciones confrontadas…nunca será posible una paz real, ni solución alguna, ni mar, ni tierras, ni nada que se le parezca.

La paz,  cuan objeto de Derecho y  de Principio Fundamental,  fue violada por los tres países en guerra;  y la concordancia y confluencia en la conclusión que  ninguna guerra es justificable, y que los hechos acaecidos no son dignos de celebración sino de análisis crítico para cambiar el Paradigma Cultural y Espiritual de tres naciones hermanas…sería la base para sentarse a buscar soluciones, que no pueden partir con armas a punto de disparar, o con la confianza que reposa en la debilidad militar del otro…ni puede pretender regresar el tiempo a la situación geográfica de hace un siglo y más. El sentido de realidad, unido al Cambio de Paradigma con respecto a la Guerra -y Constituciones Nacionales bien cimentadas sobre la paz- y las revisión critica del  calendario histórico que incluya toda guerra sufrida…sin duda podrían servir  para alcanzar un objetivo ambicioso: que entre los países de toda América no existan fronteras, y por fin seamos una y única Nación que asuma en sus manos sus riquezas y resguarde su Bio-Diversidad con el fin de salvar al planeta, y libere a la humanidad  del sistema cainita que lo está destrozando y arruinando. 

Para que esto sea realidad el Hombre de América Latina debe elevar la Visión de Sí Mismo y proponerse como nuevo modelo humano, sin la sombra de la maldad de la guerra, y sin el Miedo que lo lleva a ser un Cainita Violento como sus colonizadores y tiranos. El Hombre y los Gobiernos de América Latina deben asumir el Camino de La Sabiduría y de la Paz para hacer que el Nuevo Reino del Hombre florezca desde estas Tierras Bendecidas por el Creador.

Anuncios

Written by Edición GF

octubre 11, 2011 a 10:01 pm

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: