El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

caminando con la cabeza virada

with 2 comments


Lo humano y lo divino

También he aconsejado acudir a un sistema terapéutico para sanar asuntos de la mente y del alma, es cierto…pero nunca sugeriría algún método de psiquiatría o de la psicología, cualquiera sea su escuela, para hallar respuestas del Espíritu.

La diferencia entre el proceso de Nacer de Nuevo, o de Liberación,  que se produce gradual, y a Saltos de calidad,  y una larga comezón de recuerdos, catarsis y regresiones, o de horas bien pagadas para que alguien con un título o diploma  nos escuche, reside en el Principio de que ‘no habrá libertad real sin alcanzar el Gobierno del Espíritu en Uno’, y se entiende por ‘Espíritu’ a esa Semejanza de Dios en cada Hombre (Ser Humano). Dios en Uno.  Y claro, si nuestro concepto es un dios con barba que humanamente nos castiga con vara de padre antiguo, o lo ceñimos al dios bíblico que ordena arrasar poblados y tomar tierras ocupadas por familias tan humanas como los agresores que se creen superiores…entonces no nos entenderemos nunca; peor aún si negamos toda divinidad posible y menos todavía si hemos caído en el acrático sistema relativo en donde el Bien y el Mal simplemente no existen.

‘Oren al Padre en Espíritu, porque Él Es Espíritu’.  Padre’ es ‘Origen’ ‘Génesis’ ‘Principio Creativo’…no existe un ‘papá’ extraterrestre que nos ha clonado a su similitud. Sino que poseemos un Espíritu que no es humano, ni temporal, ni mental, ni del alma, ni de la Carne…sino ‘Dios en Mí’. Nuestra divinidad habita con nosotros. Pero somos carnales, ligados a los Sentidos y víctimas de un Orden traumático, Cainita, que nos lacera, hiere y mata la conciencia y nuestra capacidad de superarnos de acuerdo a esa Ley Interior llamada ‘Índole’…o ‘Voluntad de Dios en Uno’.

El Orden invertido en el cual involucionamos atenta en contra de todo desarrollo natural. Es el Orden que nos encarcela desde adentro aquello que primero debemos revertir. El Espíritu debe Gobernar, colocarse a la cabeza y en la cabeza, y por este Espíritu sanar y elevar el (al)  Alma, y por el Espíritu usar y ampliar la mente, y por el Espíritu asumir nuestro cuerpo cuan Templo de su existencia y preponderancia. Sin embargo, el pseudo-orden que nos engrilla a la muerte en vida nos dicta que la auto-estima  nos fortalecerá, y será un logro, una vez venzamos la figura del padre, el destete de la madre, la frustración de la pubertad, y a ese ‘yo’ que ya no queremos recordar, o bien deseamos reivindicar. Se nos induce a la auto-afirmación mediante el ego, la competencia con los otros, el dominio de ‘nuestros sueños’ (que es la falsedad de la ilusión)…y se nos empuja a perseguir los deseos, y los deseos crean expectativas, y las expectativas fomentan ideas propias que llamamos ‘propósitos’. El sistema Cainita nos ha fomentado la quimera esclavista de que en el trabajo hallaremos nuestra plenitud, y alcanzaremos cuotas de poder…y este ‘trabajo’ es una maquinaria para triturar carne humana y hacer de millones de Seres  un solo y único sistema de riqueza para unos cuantos demonios y dominios. Hasta que el Ser se frustra en la vejez, cuando al llegar a la colina del arco iris éste se desvanece y en lugar de la marmita de oro hay una paupérrima pensión de poco valor para sobrevivir como un paria.

El Trabajo es liberador y productivo cuando reparte riquezas por igual y se realiza en armonía con la dignidad del Ser Humano.

Vemos y comprobamos a millones de seres que cumpliendo ya sus cincuenta años vagan por la tenebrosa incertidumbre de no haber llegado a ninguna parte, o bien se aferran neuróticos a sus efímeros logros para no caer en los abismos que los espanta; verificamos a muchos, no pocos en verdad, ansiosos y sufrientes por el amor ausente a pesar de tantos años de matrimonio formal y en conformidad con las reglas del Mundo. Pero aquello que acelera la crisis humana es este tiempo convulso que evidencia signos de cambios profundos y hecatombes demasiado anunciadas…porque lo que ha de ser y suceder nunca será aquello que los Hombres prevén y sobre lo cual se especula con antojadiza morbosidad. Sin embargo…el Cambio está activo y acelerado.

Es verdad que las religiones no solamente son callejones sin salida, sino que hacen parte de la decadencia que debe sucumbir para que nazca Lo Nuevo; también es cierto que el Ser Humano es un ‘Ser Religioso’ en el sentido que toda verdad propia la convierte en dogma, y toda ciencia o sistema en iglesia, y todo colectivo en rebaño, y cualquier gobierno en pastoreo. Sufre de ‘eclesiastitis’ todo conglomerado que se rige por un sistema, llamase político, económico, terapéutico, científico… que retiene a sus componentes bajo lealtades y una fe indiscutible cuyo efecto es uniformar, re-ligar, y finalmente dominar, poseer y utilizar al Hombre, y nunca liberarlo, menos permitir que alcance su grado de divinidad natural e intrínseca.

Como en el cuento ‘la cabaña del tío Tom’, al final, el esclavo es el mayor agente de contaminación esclavista. Equivale el síndrome de Estocolmo, en donde el prisionero  se enamora de su plagiador y le concede el poder sobre su persona hasta probar gusto, placer y hasta necesidad… Sucede lo mismo con quienes encuentran la puerta que no les clava a una cruz, sino que les calza para andar… y  comienzan poco a poco a extrañar los vicios de su servidumbre, y de algún modo van curvando la barra de su espiritualidad para hacer coincidir Lo Libre con algún vestigio del cautivo anterior.  No puede creerse que exista tal cosa  absurda y bizarra como la de intentar rescatar lo muerto para llevarlo al Camino de los Vivos, como buscar cadenas caídas para recomponerlas en la Vía de la liberación. Sin embargo es así: Los Hombres, una vez que hallan la libertad que les entrega La Sabiduría y el Encuentro con Su Espíritu… comienzan a pensar, a querer y a intentar recuperar los retazos  de los sueños de antes, y las ideas del pasado, e incluso re-despiertan a los fantasmas y demonios para que otra vez cumplan algún rol en esta nueva tierra de promisión. ¿Por qué un Ser Inteligente podría reaccionar con tanta estupidez ante su propia Grandeza Espiritual? ¿Por qué el Hombre no apenas encuentra métodos, respuestas, salidas…y accede a lo que nunca antes pudo… vuelve la cabeza hacia el pasado y comienza a forzar su Ser para que éste involucione?

Por años me he preguntado esto una y otra vez. Cuando un Hombre es tocado por una luz y luego se convierte en profeta sujetador de conciencias y manipulador de voluntades…Cuando un Ser entiende con el intelecto la raíz de una ecuación de Creación y se convierte en sacerdote de su ciencia y tirano de su propia idea; cuando alguien accede al Oráculo de Sabiduría y culmina haciendo propia filosofía de dudosa calidad; cuando se sostiene Encuentro con un Cristo Vivo y el corazón se espanta hasta negar la vivencia; cuando se obtienen resultados y respuestas y se recibe enseñanza y riquezas espirituales pero ante el compromiso de llevar tal luz a los demás se esconde todo debajo de la cama… y luego se pide más agua porque la sed egoísta no tiene fin. Cuando con tanta herramienta altamente bendecida y eficiente la persona insiste en sentirse mal por lo que no tiene, por aquello que carece, y eso que nunca obtuvo, y el deseo insaciable que jamás es llenado.

He comprobado que muchos quieren recibir, pero escasos quieren entregar. Hay una bestia que devora todo lo que se le da, pero no comparte nada de lo que traga.

El Camino de Liberación que trasciende todo sistema religioso, sea terapéutico, eclesiástico, científico, filosófico, etc. se basa en el Orden que asume nuestra Calidad de Seres Espirituales antes que Carnales. Y la Libertad no descansa en la negación de Dios, sino en la liberación de la idea de Dios como los Hombres lo conciben; no debemos negar a Cristo porque ha sido usado por la cristiandad para oprimir con la culpa, la sangre y el pecado a generaciones de personas…Debemos liberar a Dios de la atadura de este Mundo, y revolucionar a Cristo en nosotros mismos, y acceder a la Madre Sabiduría con nuestros vasos limpios y nuestras ollas sin grumos podridos.

Pero ahora he descubierto que en estos tiempos el nudo se ha trasladado: no se enreda en  la puerta de inicio, sino a la mitad del Camino;  una vez asumido el Camino Espiritual, y bien dispuestos a Nacer de Nuevo, y con Medios portentosos en nuestras manos y a nuestro alcance…surge un fenómeno raro, extraño, impensado y que me ha tenido bajo impacto por muchos años: el Ser en el Camino Espiritual comienza a voltear su cabeza hacia atrás, y se mide, se compara, con el muerto que fue, y nace el ‘orgullo’, el ‘ego’ que envilece de vanidad por lo mucho de bueno que ha logrado avanzar. Surge no la humildad de la entrega y la maestría, sino la tiranía del déspota que enjuicia y mira desde su altura a los pobres que andan perdidos por el mundo. O al convertirse en seres con la cabeza virada comienzan a sentir ‘nostalgia’ por la quimera adolescente que fue eliminada por ser eso: una ilusión; y regresan a la frustración, al deseo, a la expectativa que algún día les sostuvo en pie ¿podrá servir ahora?; y para no seguir progresando hacia el Salto que es inevitable en el Camino Espiritual buscan razones en ese sarcófago corroído que asemeja a un ataúd: lo que falta, lo que no tuve, lo que me condiciona, lo que me duele, lo que me impide… y en lugar de Nacer,  el que debiera trascender se va apagando como una estrella antigua y va muriendo otra vez hasta caer en el vacío de lo que nunca dejó atrás.

Ayer, 4 de Diciembre, estuve en el terreno en donde el Espíritu del que se entrega en inocencia es elevado. Fui a revisar una construcción básica que nos servirá para retirarnos en invierno. Caminé hasta mi círculo de piedra, pero terminé debajo del gran árbol que ya es mi lugar de Paz. No apenas me senté estallé en llanto, pero mi mente no se involucraba: mi Alma gemía. Entonces tuve dos respuestas que hacen que hoy les escriba esta reflexión: que los Hombres que inician el Camino Espiritual real giran sus cabezas por miedo a lo que viene, y por cobardía buscan en lo muerto y pasado una razón para desistir del Salto en el Abismo que inevitablemente les espera a pocos pasos… porque es el Salto el que viene hacia el sujeto, y no es el sujeto el que va hacia el salto: no se posee el control. Eso espanta y causa pavor inusitado…mejor voltear la cabeza y aferrar algo de lo conocido que me cubra…quizás así el Salto,  que se parece demasiado a la muerte, no vendrá por mí…porque hay cosas aún que no he resuelto, que debo hacer, no estoy preparado…Y si sigo hacia adelante, como debiera ser…mutaré, cambiaré, saltaré… ¿Y qué será de mí? Y es a tal punto cuando el Hombre inventa la Religión: una salida humana, mundana, para evitar a Dios…en nombre de Dios. Así, todo Ser que entra al Camino Espiritual puede fundar su iglesia: pero toda casa nacida del miedo y la cobardía no puede sino cobijar esclavos, parias y miedosos del Dios que Es.

Luego tuve una segunda respuesta: cuando los estallidos del sol causen daño irreparable a todo el sistema eléctrico del planeta, que sucederá, y por la misma causa el Hombre se torne más violento, y este mundo conocido se demuestre un Uróboros tragándose a sí mismo… entonces recién habrán muchos dispuestos a nunca más voltear la cabeza ante el Salto de Mutación que nos hace Hombres Superiores y eternos agentes del Plan de Creación. Porque junto a este fenómeno violento y de fuego, habrán otras tantas manifestaciones del Cosmos golpeando la Tierra y despertándose debajo de nuestros pies: cuando el Hombre verifique entonces que nada controla, y que el ‘libre albedrío’ que lo sostuvo en  el entre sueño de los incautos era una irrealidad de la mente artificial, otro subterfugio para escapar de la verdad espiritual…entonces se tornará valiente, algunos, más que hoy,  y no temerá a Dios, y aceptará sin temor al ángel del Salto con su rostro blanco sin faz, su ropaje color tierra suave y sus pies descalzos. Entonces muchos saltarán, y verán y comprobarán que nunca estuvimos solos, que lo de Dios es simple, y es fácil si se ama al Espíritu que nos vive y debe Gobernar. Además, es ahí cuando tomamos y tomaremos conciencia de que el anti- mundo es éste, y que hacia dónde saltamos es la realidad: vivimos en un sueño, un reflejo…por eso debemos saltar…y despertar.

Anuncios

Written by Edición GF

diciembre 5, 2011 a 4:23 pm

Publicado en Uncategorized

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Puedo testimoniar que lo difícil no es este Camino espiritual al cual nos hemos consagrado; lo difícil es renunciar de verdad a la vieja vida sin conciencia del espíritu que en verdad nos vive.
    También puedo decir, que la insistencia nuestra es necia, porque nunca tendremos ni más, ni menos que lo que en verdad pertenece a nuestra índole. Nunca seremos más, ni menos que lo que en verdad somos y que cuan virtudes nos sostienen en este caminar. Cristo nos da todo lo que necesitamos para transitar hacia la Voluntad del Padre, y también nos quita aquello que se vuelve un obstáculo y si obcecadamente insistimos en luchar contara Dios no solo somos necios, sino que además nos transformamos en soberbios.
    Sin embargo este camino es real, posible de transitar y es una puerta abierta para quienes leen esta columna. Es la única batalla que vale la pena dar.
    Oración:
    Cristo, por el primer ser que oro es por mi, para que la necedad y la soberbia no ahoguen el espíritu que me vive y que tú me has mostrado. Oro para que no desoiga tus consejos, oro para que la Madre Sabiduría perdure en mi espíritu y no sea desarraigada por la porfía de mi alma. Oro para comprender que en verdad Tu estás en mi y que la plenitud de mi espíritu es la verdadera unión contigo. Oro Señor, para pedirte una sola cosa, la única que en verdad necesito para dignificar el lugar que me has dado en tu casa: Sabiduría.
    Y elevo esta oración, también por quienes leen, para que su Tierra sea más fértil y allí más rápidamente puedan dar frutos tus semillas.
    Amén.

    misionarica

    diciembre 5, 2011 at 11:53 pm

  2. Profesor y Maestro André
    En el contexto de las vivencias que señala, nuestro Sabio Oraculo de Santos y Sabios del I Chig, El señala los procesos que le acaesen. Dia cuatro, La Necedad Juvenil, somos incrédulos al gran conocimiento que en nuestras manos está, de ahí que es mejor voltear la cabeza y preguntarnos, repetidamemte, que no somos capaces de ser creadores del cambio; mes doce, El Estancamiento, que nos lleva virtualmente a no hacer nada y a esperar que los grandes acontecimientos sucedan y solo tratemos de librarnos de sus consecuencias; año once, la Paz, que no escojimos, pero que nos inudara, no sin previo sufrimiento por el trance que ha de vivrse por esos sucesos y que son necesarios para liberar a los Rectos.

    Somos consecuencia de lo que creamos a partir de nuestra vivencia diaria, pero así también, seremos los que debemos perpetuar la obra de quien no conocemos, pero seguimos. CRISTO.

    Afectuosamente un dsicipulo perdido, pero por encontrarse-
    VGM

    Victor H Gutierrez Morán

    diciembre 6, 2011 at 1:41 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: