El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

postrado…pero siempre vivo

leave a comment »


Hay Principios que no pueden ser relativos ni indivisibles: la libertad, el derecho a una justicia real, la igualdad que es opuesta y contraria a toda discriminación y arbitrariedad, la paz cuan deber personal y condición social… Y existen sombras que nunca más debieran obnubilar la vida del Hombre, bajo circunstancia alguna: la dictadura del dinero y del perverso mercado por sobre los derechos esenciales como La Salud, La Educación y la vivienda digna; el uso mercantil  de los elementos esenciales, como el agua, y el derecho de toda nación a administrar sus propios recursos naturales. Y en este contexto se inserta la Libertad Espiritual, que amplía la estrecha concepción de la libertad religiosa: porque ésta es esencialmente institucional del momento que para establecer el derecho religioso debe constituirse un ente jurídico que funcione como tal; mientras que el Derecho a la Libertad Espiritual va directamente al Hombre: que todo Ser Humano es esencialmente espiritual y goza de libertad para vivir y elegir de acuerdo a su Conciencia. Y es en este mismo sentido que abogo por tratar el asunto de la homosexualidad en términos de fondo, y no con la superficialidad, ligereza y hasta histeria con la cual esta cuestión se polariza.

Ver el mundo en blanco o negro…si se está en contra o a favor…es una puerilidad que peca de corta visión. Hay asuntos que nunca tendrán grises: como la guerra y la paz. Definitivamente toda guerra, como toda violencia, es estúpida, anacrónica y altamente nociva. Y la paz no puede ser ese estado de tregua con violencia latente entre grandes confrontaciones: la paz debe ser lo que es…PAZ, sin ejércitos preparando arsenales nucleares, sin fábricas de armas, sin  la ira que nos hace bestias y nos denigra y rebaja a todos, sin héroes que matan a otros héroes y separan a los pueblos por siglos. O como la libertad…la justicia. Pero en cuanto a la homosexualidad y a la religión…debemos salir de las trincheras y dar el paso  a la reflexión.  Porque si un homosexual es expulsado y prohibido por una iglesia, aun así esa persona tiene derecho a su Libertad Espiritual.  Pero  es urgente entrar en la prueba cierta sobre  la homosexualidad de nacimiento, porque tal condición natural obligaría a plantearnos la existencia del ‘tercer género’.  Y es necesario aclarar que el concepto de ‘minoría’ ha sido amañado por la politiquería. Y una opción sexual no puede constituir una minoría. Por último, debemos hacer una diferencia de inteligencia básica entre ‘la condición de género’ y las ‘prácticas sexuales’, y de paso dejar en su segmento: la opción sexual por uso de la libertad personal. 

Para debatir es necesario informarse, indagar y hacerse de ideas bien fundamentadas. Las discusiones de barricadas son inconducentes, atizan el fuego de la ira y  crean enemigos allí donde no los hay. Así como es fundamental mantener siempre un lenguaje de respeto y carente de ofensas…aún si firme y bien claro en la defensa de la idea que se sostiene.

Hago esta nota desde mi lecho de enfermo: Confucio decía que nos enfermamos porque tenemos un cuerpo;  mientras que Mo Di aseguraba que la única forma de no enfermar, ni envejecer,  era haciendo abandono del Cuerpo evitando la muerte. Tengo al Oráculo de Sabiduría que me muestra las causas de toda debilidad del cuerpo, y sé que llevo a La Carne la decepción y desazón de tan duras batallas puestas en un campo difícil pero noble, como es aquel que coloca al Hombre cuan centro de su Propia Elevación. Y todo parece perdido al mirar el Mundo y su Crisis, que en demasía nos avisa que lo peor está por venir: como si dos guerras horribles en pasado reciente nunca hubiesen acaecidos…y de una guerra nuclear sabremos cómo se inicia, pero nunca como termina; pero lo cierto es  que después, de haber otra guerra, de seguro será con piedras y palos– para decirlo con palabras de Einsten-

Me sigue llamando la atención la facilidad de seguimiento masivo de ‘maestros’ y ‘profetas’ que en nada aportan al despertar de la Persona y transforman  a sus secuaces en ovejas que entregan sus riquezas para que el idolatrado líder viva en la opulencia. Cuando vivía en Roma solía ir a la Plaza San Pedro no para ver al Papa, sino para observar de cerca la fascinación de aquellos que de verdad sienten que ver al prelado es lo más cerca que estarán de Cristo. No puede dejarme indiferente que el pensamiento cavernícola que movilizó a millones en Europa y los llevó a la guerra, hoy día se repita en los mismos países que salieron destruidos de esa pésima experiencia, y que en Francia obtengan casi el 20% de la votación presidencial; y me parece atroz escuchar a un ‘catedrático’ colombiano decir en un canal internacional que ‘tales fenómenos son insignificantes, mediocres y no se les puede tomar en serio’…Porque exactamente eso decían los intelectuales europeos con respecto  de Hitler, y éste subió al gobierno sin haber pasado jamás la línea del 33% de la votación.

Cuando se presenta ante el Hombre un Camino de ‘responsabilidad personal’ en relación con algo superior, como es La Sabiduría y la directa relación espiritual con Dios, surgen miles de escollos, cuestionamientos y reservas: la masividad, la institucionalidad, o el individualismo de hacer y creer a propio modo  en un camino acrático y siempre muy egotista…son las sendas que parecen favorecer los Hombres. Y si uno debe enseñar el Orden de La Sabiduría…se topa con la idea de que la sabiduría debiera carece de todo orden; y si uno debe guiar en un itinerario que exige la disciplina consciente de la persona…se da con un muro de cuestionamientos emocionales y  mundanos que hacen imposible llegar al punto en donde la persona se ve a Sí Misma desde la altura espiritual que transforma sus paradigmas y causa la necesaria revolución en su Ser.

Cada persona debe asumir lo que es, o cree que es. Y cada uno deberá recoger el producto final de su propia siembra. Y es responsabilidad de cada uno si camina por la ilusión, o por la mentira, o siguiendo a otros, o creyendo en lo que se imagina… o va  por una senda divina y espiritual que no es de este Mundo, pero que eleva al Hombre más allá de este Mundo. Al final, somos lo que hacemos, y por nuestras obras seremos medidos. Por mi parte, doy gracias a Dios cada día por aquello que puedo entregar  a quienes quieran recibir.

Anuncios

Written by Edición GF

abril 23, 2012 a 5:39 pm

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: