El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

El pecado del presidente

with one comment


Asistimos ofendidos en nuestra inteligencia y sensibilidad democrática a un circo de aquellos que anhelamos nunca sucedan en nuestro continente latino americano; y sin embargo comprobamos que aún persisten en nuestro vecindario algunos cavernarios de viejo cuño agrario que nos rememoran a los señores criollos de la colonia.

Fernando Lugo no es Chávez, ni poseía un partido de orientación socialista que lo respaldara: se trata de un ex obispo católico, liberal, que asumió la necesidad de  cambios que el Paraguay sí requiere y reclama, y que la mayoría de los paraguayos votaron en ejercicio de su derecho democrático. Pero el pecado de este demócrata, pacifista y respetuoso de las leyes (como quedó demostrado incluso ante un ‘Juicio Político’ amañado que él aceptó llamando a la paz) fue el intentar pisar la cola al tigre agrario que se instaló a sus anchas gracias a las usurpaciones del dictador Alfredo Stroessner. El 8 % compuesto por un puño de familias acérrimas, controla el 80% de las tierras productivas del país. La pobreza y la extrema miseria campesina se deben, además de esta posesión perversa, a un sistema de producción agrícola y ganadera de baja tecnología y sobre explotación humana. Lugo inició un proceso de restitución de tierras robadas, cuyos legítimos dueños eran muchas veces indígenas; hablamos de una política algo menor incluso que la reforma agraria de Frei padre, en Chile, en los años sesenta.

A nueve meses de culminar su mandato, Lugo ya no tenía partido que le apoyara, y de sus correligionarios liberales solamente una diputada y cuatro senadores se mantenían leales al gobierno; el sostén del ex obispo era y es el Movimiento Social, que en Paraguay es algo infinitamente menor en comparación a otros países del entorno. Y en ese contexto sucede la masacre de once campesinos y la muerte de seis policías: por mandato de un juez, y con un fiscal en terreno, la policía tenía en su poder un mandato de captura y detención de quienes dirigieron la toma del terreno en disputa; no hubo orden de desalojo; las órdenes jamás provinieron de una instancia de gobierno. Lo cierto es que ‘extraños’ franco tiradores asesinan a los policías, y éstos reaccionan con las consecuencias ya conocidas. No se abre una investigación, no se espera a tener un informe de una fiscalía sobre el origen de los franco tiradores, nadie explica porque una orden de detención se convierte en desalojo…sino que de inmediato, como si todo estuviese ya arquitectado y preparado, se da inicio al burlesco   Juicio Político: en 24 horas el presidente estaba fuera de su cargo. La defensa tuvo 12 horas, de noche, para preparar sus argumentos. En la pauta de la sesión del Senado, en su punto D ya se anunciaba: ‘16,30 Sentencia…destitución…’ Era la burda crónica de un golpe parlamentario ante un presidente solitario que estaba a escasos meses de entregar su cargo.

Está claro que el mensaje es que la clase política no consentirá cambio alguno, y ha sido un modo brutal de decir a los electores que no aceptará otro Lugo o algo parecido. Porque si los votos prometían una victoria de los Colorados (Conservadores que carecen de vergüenza…) no había necesidad de sacar a Fernando Lugo, pero como todo indicaba que los Cambios contaban con la simpatía de la mayoría del pueblo paraguayo…entonces había que dar un golpe a la mesa y dejar constancia que por tal camino nadie más podrá transitar.

Lamentable, pero no sorprendente, ha sido la postura de la iglesia católica: la doctrina de colocarse y estar al lado de los que sufren y de los pobres en Paraguay no fue tomada en consideración por la jerarquía eclesiástica, sino que predominó la ‘otra doctrina’, esa tradicional que caracteriza por mucho a los Cardenales y Mandantes: apoyar a los señores de la Tierra, criticar a los progresistas y llamar a la renuncia de un presidente que incluso no le alcanza ni para social demócrata…porque el pecado de este hombre liberal progresista fue intentar imponer la justicia allí en donde la leva y el señorío aún existe, como una reminiscencia de la colonia… un acto de justicia básico que seguramente la derecha de Brasil, de Argentina, de Chile seguramente  hubiesen apoyado e inducido, y que ya es un dato del progreso superar y borrar. Pero en Paraguay aún sobrevive un retazo porfiado y violento de aquel estamento caduco y putrefacto compuesto por señores chauvinistas, arcaicos y profundamente retrasados en mentalidad y sentido de realidad: porque el Mundo hace mucho rato que dejó atrás lo que esos bufones parlamentarios defienden y que Fernando  Lugo, como un marciano en medio de un mundo ajeno, quiso levemente cambiar.

El progreso no se detiene: también en Paraguay veremos como la democracia, la diversidad y la tolerancia, se impondrán. Pero no podemos dejar de anotar y recordar que en nuestra América aún pulula debajo de los pies de la historia un segmento de víboras que añoran retrotraernos al tiempo de la servidumbre y el oscurantismo. Las democracias y los demócratas no podemos dormirnos, ni podemos considerar que la libertad está ganada y ya no es necesario ocuparse de cuidarla y sostenerla. Y en esto no hay derecha ni izquierda: se trata de progreso y de retroceso; de avanzar o de quedarnos hundidos; de ser más humanos y personas…o volver a las cavernas y ser esclavos.

 

Anuncios

Written by Edición GF

junio 24, 2012 a 5:15 pm

Publicado en Uncategorized

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Y detras de estos personajes cavernarios, las multinacionales del Rey de Este Mundo, El dinero… Porque al fin y al cabo solo son titeres monstruosos del monstruo mayor.. Y en este caso y una vez mas, el Vaticano como consumador final…

    mayantigo

    junio 25, 2012 at 3:39 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: