El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

Dignos y Justos

leave a comment »


La muerte de inocentes en un cine de Denver,  Colorado, a manos de un loco que pudo adquirir armas y convertir su casa en polvorín gracias a leyes que en su país, los EEUU,  lo permiten y lo incentivan… no debe dejarnos indiferentes, porque esa manifestación de podredumbre humana se replica cada día por el mundo: la violencia y el desprecio por la vida posee una cruda estadística cotidiana, y se multiplica desde la elemental ecuación del asalto, a la pelea callejera, pasando por la violencia por discriminación, hasta estos eventos de demencia que nos sobre saltan ya demasiado seguido. Luego asistimos a la muerte de cientos que cada día caen en Siria, y mientras se agudiza esa guerra más punzantes son las declaraciones y preparativos de otros, como Israel e Irán, que nos avisan que en cualquier momento el mundo explotará en otra fiebre de confrontación y masacre.

Años atrás  nos imaginábamos el mundo del siglo veintiuno como una época de paz, de armonía y de grandes avances…sin violencia. Hoy, a los 12 años de este inicio decepcionante de siglo estamos hundidos en la peor crisis del mercado y de las economías, y nunca como antes la muerte ronda por todo el globo y la violencia con su hermanastra, la corrupción, han instalado su principado oscuro y corrosivo.

Nos acercamos al 21 de Diciembre del 2012, ése que según muchos debiera ser el día del Cambio, o del Fin. Algunos esperan rescates de extra-terrestres, otros esperan una hecatombe del clima…y los más han sepultado la cabeza en la arena de su casa o caminan mirándose fijamente el ombligo. La impotencia es el sentimiento más común entre quienes no gustan de este mundo y quieren obtener la forma de cambiarlo para mejor. Sin embargo, cuando ofrecemos Caminos que mutarán el Sentido y la Visión de una persona…sendas que requieren esfuerzo personal, compromiso de conciencia, aceptación de la realidad nueva que surge… entonces pocos se atreven, y escasos son aquellos que de verdad optan por romper con la cadena mundana, emocional y del ego que les ahorca y roba las esperanzas.

¿Quiere el Hombre de verdad cambiar el estado de cosas imperantes? El egoísmo incita a que nada cambie aun si nada esté bien…y si algo debiera transformarse es prioritario saber en qué afecta mi estructura y mis propósitos. Porque no existe en el discurso de quienes postulan al Cambio de Era y fomentan algún nivel de espiritualidad una congruencia que acepte el Sacrificio de lo propio en aras del beneficio de todos. No. Para la gran mayoría de los religiosos, tradicionales y modernos, el Cambio del cual hablan, y el que esperan suceda en fecha determinada, debe involucrarlos a ellos de manera preferente, siempre dadivosamente, sin grandes pérdidas y de acuerdo a un diseño ideal que cada uno tiene en su cabeza.

La realidad de este mundo nos avisa a gritos que nos estamos hundiendo en la sangre, en la violencia, en la injusticia y en la necedad de la auto-destrucción. La realidad de los hechos nos enseña que las grandes religiones son parte del problema y no son solución ni para sus propios fieles. La realidad nos demuestra que en tiempos de decadencia como la actual surgen idealistas que alimentan esperanzas fraudulentas en torno a creencias y doctrinas que no despiertan al Hombre, sino que lo adormecen en la larga siesta de la quimera.

La gente busca escuchar lo que quiere escuchar: por eso hay tanto falso profeta y estafadores que predican desde el oportunismo y encuentran a miles de seguidores embelesados y sectarios. No es culpa del cerdo, sino de quienes le dan el afrecho.

En treinta años de enseñanza del I Ching, por ejemplo, nunca he visto a una persona que se atreva a pasar la línea de oro que lo impulsará a ser una persona  cambiada y superior. Porque cuando el I Ching deja de ser un texto de consultas generales, y toma su rol de Maestro que Guía al Discípulo por la vía ascendente del Camino Medio… entonces abandonan al I Ching, dejan de entenderlo, o prefieren asumirlo cuan filosofía, o como una anécdota que se agota. He visto el espanto en el rostro de muchos cuando se dan cuenta que han entrado en relación con una Realidad Superior de la cual pueden hacer parte. He comprobado hasta la saciedad la sorpresa de la gran mayoría que por años tuvo al I Ching como un libro de consultas y descubren que tienen en sus manos La Llave para abrir la Puerta del Cielo. Y lo mismo ha sucedido con el Camino Cristico: desde la liberación de una idea cultural-religiosa, incluso institucional-eclesiástica, del Cristo… hasta la vivencia concreta que demuestra que sí podemos correr el velo de la macro ignorancia sobre nuestro propio Ser… no hay sino resistencia humana, terror a la entrega, horror al ascenso, intento de negociación para no perder cosas nimias…hasta la negación de lo vivido y comprobado.

Pregunto entonces: ¿será que el Hombre está bien así? ¿De verdad,  bastaría al Hombre una abundancia personal asegurada para que no le importe si el planeta  revienta o enloquece? ¿Será que el Hombre nunca irá más allá de las religiones: un alero que le cobije y le  haga sentir una pertenencia social -y supuestamente espiritual –  que delega en manos de otros la propia salvación? ¿Debemos aceptar que la guerra es normal, que las matanzas son necesarias y la violencia viene con la bestia que el humano lleva adentro? ¿Acaso deberemos entender de una vez que nosotros, entre ellos yo, estamos errados y lo justo es la bazofia que nos inunda y nos envenena? ¿Qué hacer? ¿…Hacer nuestra pequeña vida y buscar toda la felicidad posible sin que  nada nos valga, incluso sin que nos importe un bledo del sufrimiento de los demás? ¿Hacer y proceder como el mejor o peor de los Cainita y echar fuego sobre el mundo?

Confieso que mi desazón posee la misma causa de mi esperanza: estoy seguro de aquello que he vivido, y que está abierto para todo Ser de Voluntad y de Convicción;  y me causa desazón saber que es fácil ascender al Camino Medio, cuando uno abandona egoísmo y egolatría,  y comprobar que todos quienes han visto el Sol de esta Realidad han preferido volver al control aparente de este mundo y de lo mundano. Me causa desazón comprobar que en el Camino Cristico cualquier persona inocente y humilde puede alcanzar una altura de vida tangible y concreta…pero la mayoría, muchos, optan por quedarse en la propia ‘búsqueda’ de la auto-realización y de la satisfacción emocional, o en el propósito del triunfo mundano. Y esa misma Causa de desazón es también mi esperanza: porque nunca como antes el Cielo (no el firmamento, sino la Realidad Macro que nos rodea y a la cual debemos nuestra existencia) está más cerca, más al alcance y con sus puertas abiertas…como jamás antes lo estuvo. Y sigue ahí: esperando a que el hombre y mujer de este mundo perdido se despoje de su carga y entren inocentes a la Realidad que ya se aproxima y que colisionará con este Tiempo y Espacio decadente y moribundo… para poner fin a la depauperación de los miserables… y elevar a los Dignos y a los Justos.

 

 

Anuncios

Written by Edición GF

julio 23, 2012 a 12:28 am

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: