El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

Paremos el mundo, descendamos por un minuto…y reflexionemos

with one comment


Y como el 22 de diciembre del 2012 aún estaremos aquí… les extiendo una invitación de crecimiento y ojalá de buena siembra

No sé si los mayas predijeron lo que dicen que predijeron, ni me consta que tales o cuales cálculos calendáricos sean acertados…o menos. Lo cierto es que son los hechos que vivimos cada día, en el planeta, lo que mejor nos muestra la inevitabilidad del desastre en marcha y el inexorable abismo que se mueve debajo de nuestros pies.

Debemos aceptar que ya el Hombre no quiso cambiar el rumbo de la hecatombe climática provocada por los gases que el mismo ser humano emana en forma criminal y suicida. Seguimos alzando sistemas de energía en base a carbón, y la guerra por el petróleo y sus derivados ha creado tal nivel de dependencia y de grandes intereses que es imposible pensar en una inversión global y radical que apunte al cambio de la matriz de energía en el planeta. Es una batalla perdida por la cual pagaremos un alto precio…todos. Como perdiéndose está el agua, sea por las mismas sequías provocadas por la oscilación global del clima, sea por la especulación desenfrenada de aquellas corporaciones que se adueñan del vital líquido, o ya sea por la falta absoluta de políticas de Estado que defiendan este Bien Común primordial.

No sigamos embaucados en la esperanza depositada en las grandes cumbres que nunca han aportado solución alguna y siempre culminan en declaraciones llenas de mentiras e incoherencias.

La violencia en el Hombre no entra en razones… ¡Qué va!… la razón no cohabita con la violencia. Hoy somos más violentos en lo cotidiano, y lo somos en lo colectivo y social, y lo seguimos siendo en nuestra concepción del mundo y su correlación de fuerzas. Lo peor es que nos acostumbramos a todo lo malo que nos sucede: damos al desastre aquel halo de normalidad que al final nos hace suspirar  la frasecita zonza y carente que reza ¡la vida es así! Y seguimos la marcha encerrándonos cada vez más en nuestro micro mundo siempre más individualista. Al punto que, por ejemplo, los chilenos se declaran en un 70% ‘felices’…pero luego marcan alto en las estadísticas de sensación de inseguridad, de desconfianza en las instituciones… Es decir, la ‘felicidad’ es concebida según el ombligo de cada uno: ¡Que el mundo reviente…pero yo soy ‘feliz’! Y de eso se trata: que los Hombres del Mundo hacen sus implosiones como enanas muertas hasta formar un agujero negro, posesivo y único, que pretende tragar para sí todo lo que le rodea. Nada importa el resto, porque ése resto me debe servir de algún modopara que yo sea ‘feliz’. Y si tengo trabajo, ojalá bien remunerado, y puedo endeudarme sin saber si pagaré…y gozo de cosas, de bienes… entonces ¿qué me importa Dios, el Mal y las guerras? Si yo soy ‘feliz’… que el planeta se intoxique no es mi problema.

No parece haber un ente moral en el cual depositar confianza: se cayó la estructura religiosa tradicional bajo una verdad antigua que nunca se quiso ver ni aceptar y que ahora golpea la buena fe de muchos y anquilosa el fanatismo de otros. No hay en ese plano algo serio y moral que reemplace a la babilonia caída; los partidos políticos…la clase política… los baluartes armados de la patria…el empresariado…los sindicatos…las alcaldías… todo hace agua por algún lado y ahora los buenos, los correctos, los honestos son la excepción, y en algunos casos se hace difícil hallar la excepción. Y en la recogida sobre las güaridas individualistas los ‘felices ciudadanos’ son nutridos por la farándula, por noticieros paupérrimos, y un sistema de prensa y entretenimiento con una dosis de efecto placebo que reafirma el aislamiento y aumenta la enajenación de los  contentos egoístas.

¿A quién le importa si los poderosos juegan sobre la vida y la existencia de la humanidad? ¿A quién le puede interesar hambrunas, inundaciones, terremotos, tsunamis, sequías… y la desaparición de las abejas y el aumento en el hoyo de la capa de ozono? ¿Por qué debiera informarme sobre Siria…si está tan lejos de mi paraíso personal? ¿En qué me toca si Israel e Irán se hacen desaparecer mutuamente a golpes de bombas atómicas? ¿Cuál crisis financiera? ¿Para qué tanto preocuparse…si no podemos cambiar nada?

Y hablando de Dios: ¡eso es asunto de las iglesias, de las religiones o de algún chamán, pastor o mulá! Pero si algo se requiere, entonces se acude a la santidad tal… o se hace la procesión de tal imagen… o se va al culto… o se escucha al maestro… o recurrimos a otros si el de siempre nos falla. Al final, también lo de Dios, lo del alma, lo de la fe… es asunto de negociación, de conveniencia y de bienestar personal. Se toma y se deja como producto de mercado.

¿Y qué pasa con nosotros? Y por ‘nosotros’ entiendo a las personas que han buscado su Camino Espiritual y han recorrido los universos del alma, y se duelen por lo que ven en el mundo y se informan del estado en el cual se revuelca el planeta.

Hace unos días hubo en Argentina una jornada llamada ‘meditación mundial’, y en un parque de Buenos Aires se reunió gente sensible a estos temas, pero en sus respuestas ¡ay! se repetía el mismo verso del individualismo, pero bajo un aliento de supuesta trascendencia: ‘medito para relajarme’ ‘estoy aquí para encontrarme conmigo mismo’… ¿seguimos buscando el micro mundo individualista pero ahora bajo colores de sensibilidad que nos diferencian? A este punto de ruptura y de tribulación en el cual estamos no podemos seguir con ese ‘ir al interior’ para quedarnos ‘en el yo mismo’…porque esa mezquindad ahora encubierta de era nueva no siembra, no crea conciencia en otros, no eleva, no abre  caminos, no provoca cambios.

Hoy necesitamos a personas que, ya relajadas, o relajándose… ya en Si Mismo, pero no estacionadas en la egolatría… meditando, orando… comiencen a asumir la responsabilidad de sacar a otros de la cárcel amurallada que no les deja ver la luz del sol. No sirve relajarse y estar en Si Mismo mientras el planeta se va despedazando  en nuestro entorno: debemos sembrar, debemos enseñar a que otros encuentren respuestas, debemos permitir que muchos otros mediten, aprendan lo que ya sabemos, y obtengan herramientas de consultas (como el I Ching) y tengan al alcance sistemas para entender al propio cuerpo y puedan hacer madurar sus emociones. ES EL TIEMPO DE LA SIEMBRA. ¡Que cada sembrador llene sus surcos!

De eso y de esto quiero que hablemos, y sobre esto les invito a que intercambiemos  y nos nutramos.

Pongo mi vivencia, experiencia y saber a disposición de otros-as andariegos-as que quieran sembrar libertad en  un mundo que nos recluye cada vez más con la trampa de una falaz sensación de libertad que mata lo mejor del Ser Humano: nadie es libre sin Conciencia. Y la Conciencia se cultiva en y con el Espíritu.

Les Invito a que nos juntemos el 22 de Diciembre, un día después del tan esperado, y temido, y muy proclamado 21 de Diciembre del 2012.

Anuncios

Written by Edición GF

septiembre 4, 2012 a 2:03 pm

Publicado en Uncategorized

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Cuente con este humilde sembrador de amor.

    mayantigo

    septiembre 4, 2012 at 5:14 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: