El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

¿Qué más hacer en este ‘Mundo’?

with 2 comments


–  ¿Quién opta por cruzar este Umbral? –

La ONU es la triste imagen de la realidad: asamblea que a nada sirve, con presidentes hablando ante delegados indiferentes y escasos, y repleto de palabras que no hallan en la circunstancia concreta un asidero de coherencia. Delegaciones de África y de América Latina reclaman por un cambio democrático en la estructura de una entidad que no renuncia a su orgánica de ‘guerra fría’  y potencias privilegiadas con derecho a veto.

Nada cambiará: ni la guerra en Siria, que pudiera ascender en su escala de conflagración; ni la apuesta nuclear de Irán y la decisión ya asumida por Israel, apoyada por los EEUU, de atacar, tarde o temprano, al país persa; ni el deterioro en Irak, en Libia y en Afganistán; ni el hambre en África; ni la radicalización inevitable en países de nuestra América. La crisis económica en Europa ha colocado al centro del poder político a Alemania. Pareciera que la historia pueda cambiar de rostro y de forma, pero no de contenido ni de objetivos: nadie habría pensado en 1945 que Alemania, más de 60 años después, volvería a ocupar el lugar preponderante en las decisiones mundiales. Como nadie hubiere apostado en 1975, con los inicios de la democracia en España, que años andando ya no se hablaría de autonomía, sino derechamente de Federalismo o de plena independencia, como hoy lo hace Cataluña.

2012 parece ser el año en que se conjugan todas las crisis y culminan todos los procesos, y comienzan a mostrarse  todas las contradicciones;  en una confluencia sincrónica que trasvasija la historia en pocos meses…cuan acelerador que nos empuja a un ‘punto cero’, como si se tratara de un salto cuántico de impredecibles efectos.

Se supone, al menos eso creímos por mucho tiempo, basados en la ‘bondad intrínseca del Humano’, que en estos tiempos de suscitación y vertiginosos cambios la gente se volcaría en masa a la búsqueda de lo trascendente,  de soluciones espirituales, de colectividades hermanables y modelos sociales de paz, y comunidad ajena al egoísmo y abierta a la solidaridad. La realidad nos muestra algo muy diferente.

El individualismo, que equivale a ‘sálvese quien pueda’, es una característica que el Hombre de hoy aplica también a lo espiritual. Quienes se apertrechan a sus iglesias, religiones institucionales y tradicionales lo hacen con un mayor grado de defensa y ‘sentido corporativo’. Por ende con mayor ceguera. Y quienes optan por alejarse de aquello que ya no les da respuesta y se ha mostrado contrario a la honesta fe, en su mayoría, salen en búsqueda del dios personal, del camino individual que les coloque solamente a ellos mismos ante una trascendencia que debiera tocar lo emocional, lo laboral, y ¡claro! cumplir con muchas de las expectativas que ‘debieran hacerme feliz’. Es un traslado psicológico del arquetipo paradisiaco que ahora debiera manifestarse en lo exclusivo del ‘yo’.

¿Qué podemos hacer? Proponer aquello que hemos recorrido y verificado en nuestro propio andar espiritual, no cuán panacea o receptáculo de  verdad absoluta, sino por lo que es: una puerta cierta que una vez traspasada mostrará una vía a recorrer bajo propia disciplina, propia fe y propias opciones (erradas o acertadas). Nada más podemos hacer.

Vemos el mundo y su no-rumbo; constatamos los hechos y su zigzagueante irregularidad; analizamos los eventos y no llegamos a la paz ni siquiera cuan  ecuación posible, sino que todo apunta al abismal barranco de la guerra y de la violencia en todas sus tonalidades y maneras de expresión; vivimos y participamos de las problemáticas de este tiempo y nada parece conducirnos a soluciones, sino a mayores conflictos y contradicciones que van enredándose como finas hebras en un espacio restringido.  Ya es un ‘dato de la causa’ que la mentira es una verdad asumida, y que mentir es lo políticamente correcto. Nada es verdad a secas: las estadísticas, como los escrutinios, son números manejables, interpretables y acomodaticios. Puede que exista ‘movimiento’ de gente ante situaciones extremas, o en protesta o indignación por la crisis, o en aras de cambiar un gobierno… pero no hay movimiento alguno que postule a soluciones nuevas, novedosas y progresistas de verdad (no de palabra).  El Hombre, en su condición cainita (y por ser cainita: arraigado a una norma moral distorsionada en su raíz) pudiera luchar por causas nobles en un momento, pero una vez alcanzado el horizonte, lo más probable es que destruya toda esperanza con sus actos divisionistas y sus intereses particulares.

Para que el Hombre (Ser Humano) pueda pavimentar un camino permanente de espiritualidad, de virtud, de construcción colectiva en la Paz y en el Progreso, debe, obligadamente, renunciar a la calidad Cainita que le vive. Siempre revolucionándose a Sí Mismo. Pero no quedándose en el Sí Mismo. No es el ‘Mundo’ lo que debemos cambiar: debemos cambiar nosotros primero.

El Mundo del cual nos advierte el Cristo en Jesús, es el sistema basado en la esencia de Caín: un ‘Mundo’ que aborrece la Paz, el Amor y a Dios (no por cierto al dios de las religiones). Un ‘Mundo’ blasfemo que usa palabras cuyo contenido real no entiende y desprecia pero que utiliza para sus oscuros fines. Los hipócritas rezan golpeándose el pecho ante la gente, echan monedas para todos los vean, sostienen actitud de santos y de buenos para encubrir sus fechorías, y proclaman valores que no practican, y enarbolan ideales en los cuales no creen, y predican a Dios mientras traicionan sus preceptos y mandatos. Y mucha gente ‘cree’ y ‘defiende’ lo que ve, no aquello que ‘ES’;   y apoya poderes e instituciones  que de algún modo sirve o responde a sus necesidades. Escapar de esa gran mentira, del ‘Mundo’, requiere que el Hombre arranque de su piel y de su alma, de su mente y de su Ser toda ponzoña que contenga un halo de Caín: y este Camino Interior  necesario es una transformación que no permite ‘volar’ por la teoría o por las sensaciones; sino que es un acto de honestidad crítica que equivale a Morir y Nacer de Nuevo. Y para atreverse a  una revolución de tal envergadura se requiere VOLUNTAD, Buena Voluntad. Una Voluntad que no puede agotarse al primer paso, y debe perdurar más allá de la renuncia.

Nadie puede escapar de una Misión Espiritual intrínseca, que ya está en nuestro nacimiento y en el pasar por esta franja de Tiempo: cambiar el rumbo mundano de los Hombres cambiando primero el propio camino de vida. Este deber de Transformarse es Misión fundamental que nos llama a convertirnos en ‘Personas Espirituales’; y una vez lograda esta Mutación en Uno Mismo es tarea sublime conducir humildemente a Otros… sin coartar la libertad que asegura y garantiza el enriquecimiento de la Conciencia… simplemente mostrando la Puerta que llevará a muchos por la vía de su Encuentro con Dios. Esto equivale a la aplicación práctica de: “ ‘Estar’ en el Mundo…pero ‘No Ser’ del Mundo”  Y para que la palabra sea un Hecho Transitable y comprobable, es menester indicar el modo de hacerla realidad. Si ‘estamos’…pero ‘no somos’ del ‘Mundo’, entonces debemos entregar a Otros la Llave que abra una puerta que luego muestre el Camino que cada uno deberá enfrentar, y en el cual se probará.

Ahora, esto debe ir por veredas bien determinadas: La Puerta que enseño a abrir tiene dos Llaves: una es el ascenso de Sabiduría, y la segunda es el Compromiso Espiritual con el Cristo Vivo. Sin Sabiduría no puede haber Discernimiento de lo divino, ni Camino Espiritual. Y el Cristo Vivo es un Dios Presente que en nada se relaciona con la adoración a la muerte y la cruz…ni a la culpa ni al pecado. ¿Quién en su humildad opta por cruzar este umbral?

Anuncios

Written by Edición GF

septiembre 27, 2012 a 9:20 pm

Publicado en Uncategorized

2 comentarios

Subscribe to comments with RSS.

  1. Solo con Conciencia, Voluntad y Libertad, es posible este cambio profundo que Cristo hace en Uno.
    Nadie se transforma así mismo, solo quién tiene la Potestad Divina de hacerlo “CRISTO”, y ya es la “hora” de este cambio, de esta Transmutación.
    Quienes transitamos por esta Senda Sagrada sabemos de la Verdad de la Transformación y de quién Transforma “Dios en Uno”
    Gracias infinitas le doy a Cristo por permitirme ser elevada a la Conciencia Divina.
    Marisol Olivares
    Consagrada a Cristo

    Marisol Olivares

    septiembre 28, 2012 at 7:06 pm

  2. Presente y comprendiendo.Hermano y Maestro. A por los grumos. Mis bendiciones mas sinceras.

    mayantigo

    septiembre 28, 2012 at 9:15 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: