El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

La Revolución de las Eva

with one comment


  Derechos de la Mujer  y su anacronismo –

Se habla y se alza reivindicación sobre ‘Derechos’ cuando éstos no existen, o son escasos y mermados en su esencia, inculcados o derechamente negados. Cuando tratamos el asunto de los ‘Derechos de la Mujer’  estamos aceptando que más de la mitad de la humanidad se encuentra en situación de menoscabo o abierta sumisión. Esto denuncia y atestigua que ‘esta Humanidad’ se ha levantado sobre el sometimiento y menosprecio de su propia mitad, de la más numerosa y superior en muchos aspectos. Esta necedad y estupidez  no se condice con el aliento de inteligencia que se supone nos caracteriza y que ninguna estirpe realmente inteligente se permitiría…por una cuestión de sobrevivencia,  y de sentido de progreso y evolución.

Es urgente entender dónde reside este miedo visceral de los varones para con la mujer: se nos enseña que Eva inició el desastre, que Adán fue víctima de la pasión y ambición de la hembra coludida con la serpiente. Si investigamos esta ‘verdad bíblica’, que para los sectarios es una realidad a raja-tabla, podemos verificar que ya los sumerios sostenían esta leyenda, y que  Zoroastro, en Persia, continuaba esta línea de relato con variantes interesantes. Las tribus Judías tomaron su base escritural de estas raíces, creencias que eran comunes en todo el mundo arábigo y persa. Un ‘bíblico’ poco dado a investigar alegará que Dios reveló a ‘su pueblo’ todo lo escrito: y así es, y así quedará por siempre. Y en esto existe un anacronismo que hace parte de la injusticia hacia la mujer, porque establece que Dios posee ‘preferencias’ y por ende ‘condena’ a los enemigos de sus ‘preferidos’. La misma lógica se aplica entonces con la mujer: ella cayó y es culpable; el ‘preferido’ es el varón’.

Debemos enfrentar este tema porque se halla en los cimientos de esta aberración: la justificación ‘divina’ que coloca a la mujer bajo sometimiento y control del varón es el sustento de donde luego se ramifica toda la red de abusos y esclavitud que por miles de años ha sido considerado como algo normal, y que ahora se intenta desplazar bajo la lucha por los’ Derechos de la Mujer’. Pero los ‘Derechos’ han pasado a ser ‘Concesiones’ y ejemplos de ‘Tolerancia’ desde el ámbito del Poder y la ‘complacencia’ masculina. Y eso, porque no existe un análisis de fondo desde donde partir no para ‘conceder’ Derechos, sino que aceptar la Igualdad en Pleno y sin Condiciones.

La mujer yerra al aceptar ‘luchar por sus Derechos’, porque se exige un Derecho a quién tiene el Poder de conceder Derechos; la Mujer debe imponer La Igualdad Humana, plena y sin desequilibrios permisivos que se presten para injusticias y abusos. Porque hay un ‘debe’ histórico para con la Mujer: que sea PERSONA plena e Igualitaria.

Ahora, la Biblia hebrea no es única en su contenido, en cuanto hay interpretaciones y libros que no fueron considerados por los ‘Doctos’ cristianos. Y entre los variados escritos Hebreos, de proveniencia antigua, por lo mismo de otras culturas anteriores, se puede leer que hubo una mujer, llamada Lilit, que era la ‘sacerdote’ de las mujeres que habitaban la Tierra cuando los Adanes y sus Evas fueron puestos en las franjas protegidas, llamadas Edén. ‘Las hijas de los hombres’ dice el Génesis. Y nos cuentan esas versiones que fue esta especie de chamán terrenal la que habría ‘tentado’ a los Adanes: ‘y vieron que las hijas de los hombres eran bellas, y se fueron y se unieron a ellas’  Se lee en Génesis. Es decir, Eva nada tuvo que hacer en esta ‘caída’. Y los Adanes eran ‘dioses’ en comparación a los hombres de entonces, y mal,  por ende, podríamos creer que una especie de divinidad ‘cayera’ bajo el embrujo de una hechicera que vivía en cavernas. Hay mucho que no cuadra, y basta aplicar algo de sentido común y de lógica, de congruencia intelectual, para entender que Eva jamás pudo provocar la hecatombe de la cual fue acusada, y que los Adanes, siendo divinidades para los habitantes de ese momento, mal pudieron ser arrastrados a vacíos abismales por unas cuantas hembras básicas. Esta ‘historia de fe’ (porque cuando un relato se repleta de incoherencias  se coloca un título relacionado con la ‘fe, y el dogma se instala: nada debe cuajar necesariamente pero todo lo debemos aceptar obligadamente) parece escrita por los mismos que condujeron a que todo el Plan de Dios se fuese al tacho de la basura. Porque en el mismo Génesis, en su parte inicial leemos que ‘Y Dios hizo al Hombre, varón y mujer por igual, y los hizo a su semejanza…’ (G.2 -26/29) Y sin embargo, más adelante, en el mismo Génesis explica que cuando ‘Dios vio que el varón no podía estar solo, que no era bueno aquello, hizo entrar en sueño a Adán y de costado extrajo la esencia de la cual luego hizo a su compañera, que dio por nombre Eva’ (Segundo Relato-G.2 – 18). Leemos  bajo el mismo título dos versiones de la creación de hombre y mujer: una igualitaria, y otra claramente dependiente en donde la mujer es prácticamente una costilla del varón. Y más adelante leemos como el buen Abel es masacrado por el perverso Caín y sin embargo ¿Dios?  protege y resguarda al asesino, y lo envía a poblar la tierra. Cabe preguntarse: ¿hubo mano humana con claras intenciones de pintar a un dios-  y los hechos –  de un modo que le favorezca y apoye? ¿Podemos confiar en la interpretación bíblica para justificar el oprobio hacia la mujer? ¿Acaso no es la escritura un elemento manejado por Hombres (humanos) y por varones, y desde siempre estuvo sujeto a interpretaciones sacerdotales que justificaran la propia autoridad y poder?

Cuando Cristo en Jesús estuvo entre los Hombres desmontó la base moral de esas escrituras: el tema del perdón, de no ejercer venganza, del amor, de la compasión y de la Ofrenda sincera, la no dependencia del dinero, de la paz, y de la separación de los reinos del Hombre (Estado) (César) y el Reino de Dios (El Reino de Dios no es de este Mundo)… Son Doctrinas  opuestas al sistema imperante en su día, y por mucho han constituido la gran contradicción nunca resuelta, ya que el Poder de hoy se sustenta en los mismos viejos principios que Cristo cambió, y lo de Cristo hasta hoy nunca se aplicó.

Pero para entender que los dichos de Cristo no son intenciones de un buen maestro, sino que son Ley porque él es divinidad… el Mesías, el Renovador, el Redentor: ‘de mí hablaron las Escrituras’… debemos aceptar que quién decreta estas diferencias es ‘dios encarnado’.  Es decir, él se declara con autoridad para establecer una Ley Nueva sin necesidad de desmentir la anterior, sino que superándola, revolucionándola.  Y parte sustancial de este cambio es la actitud hacia la mujer.

Para que el Cristo fuese engendrado los Elohim pudieron prescindir de un varón…pero no de una mujer.

Alaba a la mujer que unge sus pies con perfumes de alto costo, a pesar y en contra de los alegatos masculinos presentes, y da a tal evento una extensión en el tiempo que hoy debemos despertar, despolvorear y levantar: ‘Lo que ella hace hoy será recordado y tenido presente en el tiempo’.

Declara, por única vez, su calidad de Mesías y Cristo, ante una mujer…y de lo más despreciado entre los hebreos: una samaritana. Su declaración en el pozo de Jacob con la samaritana es la provocación más ilustre y magnífica del Cristo para con el poder central de los varones, que nunca escucharon tal revelación, aunque se la exigieron y no siempre de buen modo.

Asume como a su Discípula amada a Magdalena.

Realiza su segunda gran revelación ante Marta, hermana de Lázaro, en el diálogo sobre la resurrección antes de ir a despertar al que yacía fallecido de hacía cuatro días. La sustancia de la Ley de Vida y la derogación de la vieja ley que decretaba que los muertos debían esperar el ‘Juicio Final’ viene destronada por esta certeza de Existencia…y es una mujer el depositario de esta Mutación en la Ley que crea nuevas condiciones y nos libera de la inexorabilidad de la muerte.

Tiene entre sus Discípulos más activos a 70 mujeres, de 120 que envía a dar Testimonio de la Nueva Ley (o Buena Nueva, según la traducción posterior).

En sus 12 días de martirio (el pago por el crimen –pecado- de Caín y de los Cainitas) solamente las mujeres nunca se apartaron de su lado y le siguieron hasta el final.

Al Tercer Día, luego de su Victoria y de Sellar la Nueva Ley de Vida para los Hombres, se presenta ante Magdalena, y es una mujer la que anuncia el Hecho de la Victoria del Cristo Dios. Claro que los varones la despreciaron por esto.

Entre quienes asumen el rol de mayor relevancia espiritual entre los primeros herederos del Cristo ya ascendido, se encuentra un núcleo vital de mujeres con María, la madre carnal de Jesús, a la cabeza.

Mujeres son la gran mayoría de mártires caídas en los circos romanos y en la persecución mixta  entre las jerarquías Judías y las autoridades de Roma.

Y sin embargo, los archivos de la historia nos cuentan el esfuerzo inusitado de los jerarcas varones para desplazar a las mujeres de la naciente iglesia, al punto de decretar ‘propiedad de la iglesia’ a las esposas de los sacerdotes.

¿Plan de Dios…o voluntad de los hombres?

Los Cainitas son los dueños de un Mundo concebido con violencia, esclavitud, imposición del poder del dinero en desmedro de quienes carecen de medios y deben entregarse a los dictados de un grupo de poderosos. La esencia de Caín…del héroe que se hace en las batallas, que es ‘guiado por su dios en las guerras’ y siente el permanente deber de someter a otros, invadirlos e imponer su idea y su sistema…es lo que Cristo llamó ‘El Mundo’. Y ‘el Mundo éste’ no es de Dios. ¿Nos está diciendo acaso que Caín, el perverso,  pertenece a otro dios, a otro poder, y sirve a otros intereses contrarios al Plan de Dios? Y de ser así, ¿debemos entender que mucho de lo escrito, y que dice provenir de Dios, en verdad viene del dios de Caín? ¿Se trata del mismo  Dios cuando leemos el amor, la paz, el perdón y la exigencia de no poseer enemigos… de aquel que justifica masacres de pueblos distintos al Hebreo y que les considera ‘enemigos’? ¿Cómo podría dios tener por enemigos a conglomerados humanos tan iguales y mejores que los israelitas? ¿Cómo el Dios Universal  que Cristo nos revela puede ser tan diferente y distante del dios parcial y sesgado que leemos en los testimonios hebreos?

Hay una frase que marcó el inicio de todas mis dudas y el final de todas mis aclaraciones: Dice Jesús a los sacerdotes hebreos: ‘Vuestro padre es Belcebú; nadie conoce a Mi Padre sino quién ha descendido de Él’   esto zanja el asunto: hay dos dioses. El Cainita no es el mismo Padre que nos declara el Cristo.

Las mujeres son sometidas por el Cainita y su Mundo de héroes y guerreros, de dinero y riquezas, de privilegios y esclavitud. ¿Por qué odia el Cainita a las mujeres? El Cainita odia a las Evas, y prefiere a las Lilits, que participan en su juego de poderes e intereses oscuros y malévolos. Y como la gran mayoría de las mujeres traen el Gen de Eva, entonces el Mundo de Caín debe someterlas, impedirlas, aplastarlas, hacerlas serviles y útiles. Esto se traduce: nunca el sacerdocio a la mujer; nunca el gobierno a las mujeres; nunca el poder a las mujeres; negado el acceso al conocimiento; nunca el mando y mayordomía familiar a las mujeres; nunca las decisiones a las mujeres. Jamás la paridad. Jamás nunca la igualdad.

El signo de los Cambios en estos Tiempos es que así como hemos dado un salto en muchos aspectos en los últimos cien años, así también la Mujer ha RECUPERADO, no por gracia, sino por Derecho de Igualdad, espacios que aún en muchos lugares de la Tierra son una quimera,… y perdura en la mayoría del planeta  la más abyecta sumisión para con la mujer.

La mujer no debe imitar al poder ni los modos que el varón en su omnipresencia dejó impregnado en este Mundo. La gran diferencia entre la Mujer Eva  y la mujer Lilit es que la primera romperá con los estilos y fondos Cainitas, y a su modo implementará un nuevo modo de ser Persona, ser Gobierno, ser Familia, ser Matrimonio, ser Sacerdote. En cambio, la mujer Lilit posee un estilo y modo, un contenido, semejante al poder Cainita, y en algunos aspectos suele ser aún más agresiva y reaccionaria. La aposición ‘Matriarcado’ – ‘Patriarcado’ se halla bajo el mismo esquema Cainita. La violencia, por ejemplo, o el apego desmesurado por el dinero, o el agobio por poseer y controlar en desmedro de otros  son signos Cainitas que de aplicarlos la mujer la coloca en la parte femenina del Cainismo.

Por ejemplo, la postura ante el aborto: asistimos a argumentos absolutamente Cainitas. Un No rotundo de los varones eclesiásticos, que además niegan soluciones y prevenciones, e insisten en mantener la ignorancia de los jóvenes sobre los temas de su sexualidad… Y por otro lado un Sí radical que alega el ‘derecho’ de la mujer para decidir cuándo y cómo matar a una persona en gestación.  Y en este caso, como en otros, vemos que no hay presencia argumentativa de la Mujer que libere los temas y cuestiones del extremismo Cainita.

Quizás asistimos a un despertar lento y temeroso de la Mujer en su calidad de Eva real, no de la temerosa y servil que nos han pintado bajo engaño por siglos; y se nos quiera presentar a Lilit como la ‘liberadora’ ideal del feminismo…por su carácter fuerte, por su radicalismo, por su energía en el querer parecerse a los varones y dar vuelta la tortilla para hacer lo mismo que ellos. Comprobamos  cierta ‘inseguridad’ en este inicio liberador que Restaura la Igualdad que nunca debió morir, y que fue asesinada por Caín y su Mundo varonil.

Escribo esto porque la mayoría abrumadora de personas interesadas en el Camino Espiritual son mujeres. Cada taller de sabiduría que realizo, diez son mujeres y dos varones. En el Camino Espiritual Crístico por cada diez Sacerdotes mujeres hay un varón.  Y es la práctica de ya muchos años la que me enseña que si bien la mujer siente un llamado superior de espiritualidad y de Nueva Vida y de un Mundo diverso y justo, ésta no ha logrado separarse del todo de la influencia de Caín, y de siglos de condicionantes emocionales que la hacen depender del varón y sus abusos. Y he escuchado reiteradamente este alegato: ‘¡pero es que no hay varones estilo Abel o Adán original que nos complementen…! Y es cierto. Y así será por un tiempo: los hombres,  en su mayoría larga y amplia son seres cómodos en sus cuotas de poder y control, y se duermen en la flojera de lo conocido y de lo ya adquirido.  Pero la mujer que no pretende ‘dar vuelta la tortilla’ sino que hacer real la Igualdad, no según la actual línea de injusticia y discriminación, sino según otra frontera: la que obliga al varón a activarse en  los aspectos espirituales, emocionales y de participación recíproca… no puede, no debe imitar comportamientos, ideas, estilos, contenidos y costumbres que han sido el corcel de batalla de los Cainitas. La mujer que se reconoce ‘distinta’ y siente el llamado a la Igualdad porque somos todos PERSONAS, debe buscar, y esmerarse en hallar respuestas y propuestas diferentes, alternativas, distintas, de fondo, de raíz y siempre justas.

La Eva actual está llamada a una Revolución muy particular: establecer el imperio de la Igualdad con la cual varón y mujer fueron creados en sus orígenes. Y para eso, dado la situación actual, la mujer debe ser distinta, seria y profunda, y sobre todo Coherente con su espiritualidad. Porque al desechar la ley de los varones eclesiásticos, y las retrogradas normas de los cainitas y su dios… no estamos colocándonos en contra del Dios de Amor, de Paz y de Justicia que el Cristo nos enseña, sino que estamos haciendo real el Plan del Padre que se expresa en Cristo y su Doctrina de Igualdad, de Perdón y de Liberación de lo Mundano… y de paso estamos desclavando al Cristo Dios de los corruptos maderos de las viriles iglesias del Mundo.

“La Mujer debe alcanzar Sabiduría, porque la Madre Sabiduría alienta a sus hijas y las eleva a la condición de ‘Hijas del Cielo’ “ (Sabiduría)

Anuncios

Written by Edición GF

octubre 24, 2012 a 4:03 pm

Publicado en Uncategorized

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Gracias hermano, por poner a la luz tan inmensa verdad.
    Doy Gracias al Cristo amado por todas las Evas que nos hemos consagrado a vivir la divinidad como nos fue concedida y pido también por aquellas que siendo Evas viven aún en tinieblas, sometidas, sufrientes y aún no saben quiénes son.
    Cecilia Garmendia
    Consagrada
    Zona Misionera Atacama

    Cecilia Garmendia

    octubre 26, 2012 at 3:01 pm


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: