El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

Mandela y Gandhi… me hacen tanto sentido…

with one comment


Antes no creí posible derrotar una tiranía por medios de rebelón no-violenta. No creía en Gandhi, y de Mandela me quedaba con su llamado a la lucha armada en contra de un régimen oprobioso que no dejaba sino el enfrentamiento como única salida para intentar doblegar su acérrima política de segregación.

Cuando Manuel Guerrero apareció degollado, después de su secuestro, en aquellos aciagos años de confrontación y dictadura, cerré toda posibilidad ante mí o de volver al exilio, o de seguir la resistencia pacífica que ejercía desde el Colectivo de Escritores Jóvenes, junto al sindicato de actores (Sidarte) , y otros miembros de la cultura opositora al régimen.

 Al inicio de 1988, después de al menos tres años de experiencia en la oposición armada,  ya no creía que ésa fuese una salida real y viable para alcanzar la libertad y en Estado de Derechos.

Entonces Gandhi y Mandela han crecido ante mi opción por la paz: porque ellos demuestran que sí es posible oponerse a la injusticia en forma sólida y firme, y luego de alcanzado el objetivo sublime de la libertad…saber perdonar y conciliar para asegurar que la democracia negada por unos pocos al fin sea un Derecho para todos.

Hoy Mandela y ayer Gandhi nos iluminan una senda de reconciliación que no esconde la verdad, bajo ningún caso, pero no aboga por la venganza. Y tanto Gandhi, como Mandela, enseñan que la libertad sin comida, sin derechos y con pobreza son mentiras que encubren la misma injusticia derrotada y ahora vuelta a imponerse por otros medios.

Mandela y Gandhi muestran que la Paz no es la inercia de no luchar y someterse: si no es la energía de combatir sin renunciar al Principio esencial de que toda libertad para ser verdadera debe cimentarse sobre la paz; y toda Justicia para ser real debe primero establecer la verdad y luego debe apuntar al perdón y la reconciliación. Y si alguien cree que ser Pacificador equivale a personas débiles…bueno, Mandela y Gandhi desmienten esa idea distorsionada que no comprende la Valentía de quien  lucha para no aumentar el dolor de su pueblo, sino para sanar a toda su nación.

La Victoria Moral de Mandela hoy, al ser reconocido por sus antiguos carceleros y por el reino que quiso su muerte y silencio, es la misma Victoria Moral de Gandhi, que en su momento doblegó a sus enemigos sin jamás ofenderles. De esa Altura Moral mucho tenemos que aprender. Porque Mandela y Gandhi parecen venir de tiempos aún lejanos en el porvenir, pero que debemos asumir en el aquí y ahora de nuestra Historia…Y ellos claman a nuestras conciencias por un Hombre Nuevo que sepa vencer sin someter, y cambiar la mala realidad sin justificar la maldad de los injustos. Un mundo en donde todos cabemos y en donde el malo pueda arrepentirse y optar por la bondad.

No puedo evitarlo: Mandela y Gandhi me hacen tanto sentido como JesúsCristo.

Anuncios

Written by Edición GF

diciembre 6, 2013 a 12:57 pm

Publicado en Uncategorized

Una respuesta

Subscribe to comments with RSS.

  1. Pues bien, Mandela durante su encarcelamiento de 27 años supo vivir en carne propia el sufrimiento de la opresión, la humillación y todas las secuelas que provoca la injusticia. Pero aprendió de esto que el sufrimiento no se termina, ni olvida con la venganza, ni colocándose cuan verdugo de sus propios opresores, aunque sí enseñó que la verdad y la justicia son los pilares del perdón y la reconciliación.
    Él comprendió que debían buscarse estrategias inteligentes, consensuales y democráticas para todos y desde todos los sectores abogando por la inclusión y no por la descalificación, sin ocultar la verdad.
    En este Tiempo como misioneras nos toca ver y palpar de cerca el sufrimiento y la injusticia social que ha provocado profundas heridas, dolor y resentimiento en el alma de las personas. Por eso resaltamos, valoramos y difundimos el ejemplo de estos hombres, en modo que se comprenda y acepte el desafío personal y comunitario de emprender la Paz como camino y modo de vida, y se comience a vivir el mandato de Cristo de perdonar y con valentía optar por no devolver mal por mal, sino bondad y perdón, es decir no más “ojo por ojo, sino poner la otra mejilla”.
    Muchos hombres y mujeres ejemplares lo han hecho como Mandela y Gandhi, porque sin importar el nombre de la religión o filosofía elegida por ellos, igual siguieron el mandato y ejemplo de Cristo quien es Dios de Perdón, Misericordia, Justicia y Compasión.
    Saludos desde Arequipa a los hombres y mujeres de Paz. Animo y valentía para seguir sembrando estas semillas.

    angelicamisionera

    diciembre 7, 2013 at 1:02 am


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: