El Andariego

Blog personal de Ricardo Andreé

La historia no se repite igual

leave a comment »


-A propósito de los Chávez, Bolsonaro y semejantes-

En el espiral de la historia los Hechos y Fenómenos se replican, pero no se repiten iguales.
El fenómeno del nazi fascismo, y del estalinismo, surge bajo condiciones sociales, económicas, políticas y culturales que hoy podríamos identificar- en su manifestación y condición- como actuales, semejantes, similares, comparando la realidad de este tiempo con los Hechos de aquella parte oscura de nuestra historia reciente.
Sin embargo, la fenomenología con sus características discursivas de entonces se alzaba sobre los vestigios de sistemas monárquicos militaristas de cuño arcaico – con todo lo que eso significaba- siendo el nazi-fascismo algo así como una continuación lógica y hasta una especie de evolución concordada. Mientras que los fenómenos de hoy se levantan desde un eventual ‘fracaso de la democracia’, o de la debilidad de ésta. Por lo mismo, la crisis actual, (aun usando iguales parangones sociales y políticos que recuerdan lo acaecido en los años 30-40 del siglo pasado), no es el viejo sustantivo de la repetición, sino que es más bien una réplica que niega y objeta, contradice y pone en cuestión… es decir: es la contestación y la reacción provocada por la denigración y corrupción de un sistema democrático que debió ser la superación de todo lo anterior.
Pero la democracia no es un algo abstracto con motor independiente de la administración de las personas: sino que es un sistema que llama al Hombre (varones y mujeres por igual) a su más potente desafío: administrar su libertad. Y por lo mismo, la esencia de la democracia descansa en la gente, en los derechos de las personas, y en un alto sentido de justicia.
La libertad es el tesoro más precioso que hace al Ser Humano. Y si en uso de esa libertad, y en abuso de la democracia, se corrompe cada espacio de poder del que se dispone para acunar clanes y cofradías de tipo mafioso, enriquecerse con fondos públicos, perpetuarse en cargos, y monopolizar riquezas en manos de pocos mientras la gran mayoría debiera gozar del chorreo que cae de las mesas de los señores… o simplemente deben acostumbrarse a vivir la condena de ser pobres… entonces la democracia puede convertirse en un lastre despreciable cuyo fin parece ser la salida a todos los males.
La clase política es la principal responsable del deterioro de la democracia: y mientras ésta se distancia de la realidad de la gente de a pie, y las leyes que se acuerdan nunca consideran la subsistencia diaria del cautivo, entonces esa mayoría afectada identifica (injusta pero comprensiblemente) a la democracia, -con la cual sus legisladores y dirigentes se llenan de sí mismo-, como la causa y causante de sus penurias, y por ende: el sistema que debe ser sacrificado.
La corrupción dilatada que, cuan virus, carcome a las instituciones va destrozando la confianza: y cuando la seguridad se esfuma para dar paso a la incertidumbre; entonces vienen los Chávez, los Donald Trump… los Bolsonaro… como antes aparecieron los Hitler, los Mussolini, los Stalin. Y entre medio: una camada de populistas mesiánicos e ignorantes que reinan sobre la miseria humana como chacales en la carroña.
La Democracia debe ser hoy más que nunca una idea, un proyecto, un propósito, una causa y una propuesta viva y renovada, separada en forma abrupta y decidida de toda interpretación y uso indebidos de sus normas y esencia.
Porque no es la democracia la que falla cuando los venezolanos votaron masivamente al militar Hugo Chávez: sino fue el ápice de un estruendoso fracaso de una clase arribista, clasista hasta el hartazgo, que tenía a la masa de la población en una pobreza que no se condecía con las riquezas petroleras danzando en los exclusivos circuitos financieros y bancarios. Y los mismos que nunca se han hecho responsables del advenimiento del chavismo en Venezuela, son aquellos incapaces de ponerse hoy a la cabeza de la obligada lucha por el retorno a las vías democráticas y del derecho.
No es la democracia la que se agota hoy en los países del este de Europa: sino la total carencia y ausencia de ésta: porque pasaron del socialismo de Estado bajo la orbita soviética, a un sistema escasamente libertario que sólo sirvió para la revancha de un fascismo-nacionalista latente que se acomodó al tipo de socialismo impuesto, pero que nunca dejó de ser lo que ahora se muestra abiertamente.
Porque de tanto abusar del sistema, como en Italia, al final la inercia de la memoria retoma los modelos duros que del pasado asoman ahora bajo otras vestes.
Tanta corrupción sin castigo verdadero, y demasiada mentira que ahora no se disimula, que al final: en lugar de romper con las fronteras y ampliar nuestro universo, la solución parece ser el retorno a la tribu, a los nacionalismos trasnochados, a las dictaduras que ‘nos solucionen’, y las aventuras seudo revolucionarias de las cuales luego nos lamentaremos por otros 50 años (y quizá, en un punto coincidente, más arriba en el espiral, nuevamente pensemos – otra vez- que la oscuridad es mejor que la luz).
Para romper con esta replica perversa, y trascender el espiral que nos aprisiona: sólo nos cabe postular a buscar soluciones que sostengan, respeten y hagan crecer la libertad, y no su contrario. Porque cada vez que renunciamos a la libertad y hacemos estallar desde adentro a la democracia estamos cavando nuestro propio abismo, y nos denigramos a nosotros mismos, y afectamos nuestra propia evolución, y demostramos que nuestro juicio y discernimiento aún son escasos, y no hemos sobrepasado la línea de la monada.
Ser firmes y severos en mantener la democracia para potenciarla con leyes modernas que sancionen fuerte y claramente a la corrupción, y de verdad termine con la lacra de la pobreza, y se atreva a revolucionar el sentido de la democracia conocida: que hasta ahora no deja de ser una intención dirigida con mano mora y guante blanco para que no pise los intereses de quienes nunca han abandonado el señorío y los aires de dioses en la tierra.
Definitivamente: o avanzamos a estados superiores de democracia y ampliamos nuestra visión, concepción y administración de Libertad: o estaremos irremediablemente perdidos, y habremos fracasado como Seres Inteligentes que se supone somos.

Anuncios

Written by Edición GF

octubre 28, 2018 a 12:52 pm

Publicado en Uncategorized

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: